Lo expresado en este artículo es opinión de su autor; no necesariamente refleja la postura de Econintech.

El lenguaje en términos de Grado de Elaboración Lingüística (GEL) es una herramienta que desempeña diferentes roles aunque para la mayoría de las personas es sólo un medio comunicacional. Uno de dichos roles  es el de servir como instrumento de  control social.

En este escrito se presenta un breve resumen del rol antes mencionado, producto de la lectura del Capítulo 6 de la obra Lenguaje y Eficiencia Personal de Morales de Romero, N.M (1992).

El ser humano siempre ha tenido la necesidad de controlar, de explorar, conocer su medio ambiente para dominarlo y controlarlo. El lenguaje le sirve para compartir sus descubrimientos, su historia e inquietudes. Se presentan cinco formas de ejercer el control psicosocial, de las cuales cuatro se corresponden con motivaciones psicosociales y una a la ausencia de control. Ellas son:

  • El GEL como Control de las Metas.  Hay personas  que una vez identifican la situación social y las características psicológicas de los oyentes de su mensaje, de una manera rápida y eficiente seleccionan las estrategias lingüísticas adecuadas para lograr con éxito su meta. Saben lo que quieren lograr y cómo lograrlo. Son personas con amplio dominio de estrategias lingüísticas y cognitivas. No hablan por hablar, son concretas, directas, claras, apoyan lo que dicen en hechos demostrables.  Este tipo de control está relacionado con la motivación al logro en la cual la persona trabaja por el éxito en lo que hace.
  • El GEL para el Control de Otros. Se ejerce este tipo de control cuando la persona que habla lo hace para que el o los oyentes le obedezcan y hagan lo que les dice. Su lenguaje es imperativo. Sus órdenes se deben cumplir.  Se acepta o se rechaza, no hay posibilidad de respuesta verbal.  También frases pronunciadas en tono marcadamente suave, incisivo pueden igualmente ser controladoras de otros. Ocurre igual con las personas que hablan para llamar la atención, para impresionar. A ellas no les importa lo que piensen los demás ni les permiten hablar; sólo quieren oírse o que los oigan.  Es otra forma de ejercer el poder sobre otros. Este tipo de personas tienen motivación al poder.
  • El GEL que permite el Control de los Otros.  En este caso el lenguaje es utilizado para  agradar, para buscar la aceptación de los demás. Se espera que los otros hablen para apoyar sus ideas y opiniones. Es un lenguaje cuidadoso, respetuoso que evita hacer sentir mal a los integrantes del grupo. Usa expresiones de solidaridad y de cultivo de relaciones sociales como saludar, cantar, rezar, hacer bromas. El  tipo de motivación es el deseo de afiliación.
  • El GEL para el Control Personal.  El lenguaje puede ser utilizado por el hablante para evadir o para aceptar responsabilidad  por sus conductas. El primer caso ocurre cuando un estudiante falla en un examen  y al analizar las causas, la culpa la tiene el profesor por no explicar bien o por aplicar una prueba muy difícil; y no él, quien no asistió a clases, no estudió lo suficiente o sólo lo hizo la noche anterior a la prueba. Evade su responsabilidad. Asume que otras personas, la suerte, el destino  controlan las acciones personales y sus resultados. Es lo que se llama Externalidad. El segundo caso corresponde a las personas que asumen responsabilidad por sus actos. En este caso sería el estudiante que reconoce que salió mal en el examen  porque no asistió a clase y no estudió lo suficiente. Son personas con internalidad o control personal de sus conductas. Estas personas establecen metas, saben que si se preparan y planifican sus actividades,  pueden abordar las situaciones con éxito al elegir cuidadosa y acertadamente sus estrategias lingüísticas.
  • El GEL como Abandono de Control.  Este es el tipo de lenguaje vacío, sin meta, hablar por hablar.  Es también el lenguaje evasivo en el que se evita el control de la situación. Ocurre cuando se le dice a un solicitante de trabajo “lo llamaremos en cuanto haya oportunidad”. Expresa intenciones que no se cumplirán.  El abandono de Control Lingüístico de una situación puede ser intencional. Ello ocurre cuando se permite que otros controlen la situación con sus ideas por comodidad, por percepción de incompetencia personal o lingüística o por considerar que su aporte no es relevante para la misma.

Como lo expresan los investigadores de este tema, los tipos de control psicosocial que se ejercen con el lenguaje están relacionados con una forma de motivación. No se debe abusar del uso del lenguaje para el control de otros o para el control de los otros. Estas formas de control no permiten que el interlocutor u oyente responda verbalmente y desarrolle estrategias lingüísticas. Estas son muy importantes,  especialmente para que los niños y jóvenes puedan tener éxito en las actividades académicas. El desarrollo del lenguaje no se logra si sólo le hablamos a los niños con imperativos o dándoles órdenes.  Es necesario  desarrollar el lenguaje para el control de las metas y el control personal, en el que se acepta la responsabilidad por las conductas propias.

Quiero finalizar preguntando: ¿Queremos un país desarrollado?  Demos al lenguaje la importancia que tiene. Cuando los venezolanos alcancemos un GEL alto, dejaremos de ser externos y trabajaremos por el logro de nuestras metas. Nos haremos responsables de nuestras conductas, de nuestro bienestar, trabajando con empeño, esforzándonos por el éxito para crecer personal, social y económicamente. Tal como ocurre en los países desarrollados.

Por Neley Rueda Ramírez, Ph.D