El golpe de la pandemia en la economía norcoreana es más que devastador.

Sin ingresos quedó Corea del Norte. La pandemia y los cierres de frontera han cortado todo su intercambio con su vecino y principal socio comercial: China.

La crisis sanitaria ha revelado al régimen se Pyongiang lo dependiente que es de la cooperación comercial con Beijing. Casi todo el comercio, legal o ilegal, del hermético y tiránico régimen norcoreano, se realiza con China.

Las restricciones de movilidad han producto de la COVID-19 han hecho lo que ninguna sanción ha podido para contener a Kim Jong Un.

De ese país, no se conoce ninguna cifra de contagios y muertes ocasionadas por el coronavirus. La información oficial es que no hay casos.

Aislado como está el país, todavía es difícil creer que esa sea la realidad.

Fue, sin embargo, uno de los primeros en cerrar sus fronteras. La capacidad del sistema de salud no podría manejar una crisis sanitaria de este tipo.

DE INTERÉS: Venezuela se puede reconstruir como Corea del Sur

El envío de mano de obra a China. Los turistas de ese país que llenan los centros turísticos construidos por el régimen. El contrabando de carbón proveniente de China.

Todo eso se detuvo.

Este año, en marzo, el cierre de frontera  hizo que sus exportaciones  cayeran en un 96%. Apenas 610.000 dólares.

Todo el dinero de China

La incapacidad del régimen para obtener ingresos, de forma legal o ilegal, lo hace pe ser casi tods sus reservas en moneda extranjera.

Y Corea del Norte viene de años muy difíciles. Después de una recuperación en 2016, las sanciones internacionales impuestas por el desarrollo de un programa de armas nucleares y misiles balísticos, pasaron factura a la economía.

En 2017, el PIB se redujo en 3.5 puntos; y en 2018 un 4,1%.

Mientras su pueblo sufre, Kim Jong Un destruye todos los puentes de acercamiento con Occidente y su vecino del sur. Y reiteró su determinación de continuar con su plan de armas nucleares y el desarrollo de misiles balísticos intercontinentales.

Esa siempre ha sido la herramienta de negociación de Kim. Tratar de sentarse a dialogar pero siempre desde la mayor fortaleza posible.

Más allá de que su pueblo languidece de hambre y enfermedad sin que el mundo se entere. El sufrimiento de los norcoreanos lo describen los que han salido de ese país prisión.

Poca información se tiene del país debido al celo con el que se guarda toda la información en ese país

A principios de año, Kim mostraba muy confiado en poder superar las sanciones. Ahora, le pide a su pueblo que se ajuste de nuevo el cinturón. 

Equipo de Redacción. Econintech.org

Con información de The New York Times.