Es evidente para todos que en los últimos años se ha venido agudizando exponencialmente el deterioro de los servicios que se supone cubren parte de las necesidades básicas del ser humano. Tanto así que encontramos transgresiones directas a distintas doctrinas psicológicas, siendo tal vez la más notoria la popular “pirámide de Maslow”, la cual expresa que el ser humano debe cumplir con una serie de escalones que satisfacen cada una de sus necesidades individuales y que en conjunto favorecen la autorrealización del individuo. Sin embargo, lo que se observa es una carencia parcial (por no hablar de términos absolutos) a los primeros dos peldaños de dicha pirámide (necesidades básicas y seguridad) los cuales resultan indispensables en el camino a la autorrealización.

¿En qué momento de la vida el hombre dejó de buscar su calidad de vida? Como ya dije, los últimos años han sido particularmente caóticos para la población venezolana, lo cual repercute directamente a la calidad de vida de sus habitantes y genera un impacto negativo en su psique y un desequilibrio emocional que en consecuencia puede traer enfermedades mentales. Sin embargo, resulta ilógico pensar que el hombre busque de manera indiscriminada seguir con estas conductas autodestructivas que no favorecen su desarrollo o evolución a nivel personal y social, pero en contraparte, ¿No es eso lo que se ha venido haciendo de un tiempo para acá?

La pirámide de Maslow

Si se analiza el entorno social (el tema político no lo quiero tocar en esta oportunidad), resulta evidente que el venezolano actualmente cayó en una espiral de sumisión con resignación, en dónde afronta el día a día y sus distintos problemas con una especie de pseudo optimismo, “conformándose” con las migajas de servicios que recibe y lamentando la baja calidad de los mismos, sin buscar mecanismos para transformar su realidad. Simplemente se adapta a los tiempos, tal cual como si estuviéramos hablando de la famosa selección natural y la segregación de las especies propuesta por Darwin y su famosa “supervivencia del más apto”.

En tal medida, resulta deplorable ver cómo el venezolano de a pie, que ha estado haciendo maromas día a día por tratar de sobrevivir en medio de un entorno altamente complejo, ha tenido que adaptarse a esta nueva crisis mundial tal cual cómo si se tratara de una película postapocalíptica y una vez que ha pasado la crisis la gente busca volver a la normalidad con recursos reducidos, con la salvedad de que en esta oportunidad la gente sobrevive la crisis como si estuviera tratando de volver a aquella normalidad que desconoce desde hace mucho tiempo.

No merecemos esto, pero si no se busca la manera de despertar de la idealización y el conformismo que actualmente abunda en la mayoría no podremos sobreponernos a la situación, recordemos que somos dueños de nuestra propia realidad y una vez que logremos internalizar eso seremos capaces de vivir a plenitud y lograr cambiar la realidad oscura que actualmente nos están presentando.

Emiro J. González A. es estudiante de Ingeniería Telemática en la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.

Las opiniones emitidas por el autor no reflejan necesariamente la opinión de Econintech.

Crédito de la foto: Flicker Wing Yao Au Yeong

Crédito del gráfico: De J. Finkelstein, traducido por Mikel Salazar González ¡¡¡????. – Basado en File:Maslow’s hierarchy of needs.svg, de J. Finkelstein, CC BY-SA 3.0,