Cambios en las relaciones laborales serían beneficiosos para empresas y trabajadores.

El alemán Deutsche Bank dice que se encuentra en buena condición financiera y que continuará impulsando recortes para aumentar su rentabilidad y su CEO asegura que para ello el trabajo desde casa puede jugar un importante rol.

Christian Sewing, CEO de ese banco alemán, dijo durante la reunión anual de accionistas (que se sostuvo en línea debido a la pandemia) que la compañía está encaminada a cortar su base de costos a 17.000 millones de euros (18.600 millones de dólares) en 2022 de los 21.500 millones de euros que gastó en 2019.

La compañía no pagará dividendos mientras ejecuta una extensa reestructuración que apunta a eliminar los negocios más riesgosos y menos rentables y enfocarse en sus clientes europeos. Sewing dijo que las reservas financieras exceden los requerimientos regulatorios y que el banco basado en Frankfurt mantenía sus objetivos financieros trazados el año pasado.

El CEO dijo que la compañía era parte de la solución durante la crisis, aconsejando al gobierno y procesando 6500 solicitudes de crédito de emergencia por un volúmen de 5.000 millones de euros. Agregó que los esfuerzos para adaptarse a la pandemia a través del trabajo remoto y las videoconferencias incrementaron la capacidad de pasar menos tiempo en las oficinas y en viajes.

“Si el 60% de los trabajadores en todo el mundo pueden trabajar fuera de las oficinas y todavía dar un excelente servicio a nuestros clientes, entonces desde luego que nos tenemos que preguntar ¿Podemos darle a nuestro equipo flexibilidad adicional para trabajar desde casa si quieren?”, dijo Sewing en su discurso a los accionistas. “Y si ese es el caso ¿Necesitamos mantener tantas oficinas en costosos centros urbanos?”.

Menos viajes corporativos le ahorrarían a la empresa tiempo y dinero y beneficiará al ambiente también, agregó. Para el año pasado, el Deutsche Bank contaba con una nómina de 88.000 empleados.

Cambios permanentes

Esta adaptación que la pandemia de coronavirus viene a impulsar por la fuerza de los hechos una transformación que ya estaba ocurriendo en todo el mundo. El temor a la Covid-19 servirá para que empresas en todos los países puedan transformar su forma de trabajar y evaluar de forma estricta cuanto personal necesita una oficina permanentemente y cuánto espacio necesitan mantener, cuántas reuniones tienen que hacerse de forma presencial y cuántos viajes tienen que efectuarse.

Dentro de la severa crisis que ha representado esta pandemia, ahí allí una oportunidad para acelerar una evolución en el trabajo. Una extensiva y generalizada aplicación del teletrabajo significaría ahorro para las empresas pero también para los trabajadores que no tendrían que trasladarse de su casa al centro de trabajo y podrían administrar su tiempo de forma más eficiente.

El home office también supone nuevos retos en el área de la salud laboral y requiere que colaboración entre empleadores y empleados para lograr acuerdos que permitan el mayor beneficio a ambas partes.

Equipo de Redacción. Prensa Econintech.

Con información de AP.

Crédito de la foto Flicker Facundo Pramparo

Deja una respuesta