Lo expresado en este artículo es opinión de su autor; no necesariamente refleja la postura de Econintech.

Tal vez sea la magia y sus variados trucos, uno de los eventos que causa mayor impresión en la mente de un niño. Esos eventos siempre van a despertar la curiosidad y las primeras ilusiones de la vida y probablemente puedan hacer soñar a más de uno, hasta hacerlo sentir que existen cosas que resultan increíbles, aun cuando se estén observando con sus propios ojos. Esas primeras ilusiones e impresiones pueden cambiar la vida de un ser humano, dado que hacen liberar la imaginación y aceleran el pensamiento hacia los primeros sueños y visiones de la existencia misma. Aun cuando la mayoría  no pasen de ser solo sueños e ilusiones eternas que nunca se materializan. Sin embargo, hay niños que al observar los efectos y los trucos de los magos e ilusionistas se aferran a sus sueños, generando ideas y pensamientos constantes hacia una meta, que inicialmente luce distante, pero que, sin duda alguna, puede ser alcanzada si se mira con detenimiento, demostrando tal vez el pensamiento de Judy Wardell “Los sueños se hacen realidad siempre y cuando mantengamos nuestro compromiso en ellos”.

En ese orden de ideas, es prudente ofrecer algunos consejos, aunque la mayoría de las personas no los tome en cuenta, que contribuyan a crear una actitud emprendedora en los seres humanos, que oriente la motivación hacia la acción por construir y desarrollar nuevas cosas que puedan ayudar al funcionamiento de un mundo mejor y de una sociedad más justa. Para enfocar este tema se hace referencia al artículo  de Richard J. Leider referido al Autoliderazgo como un instrumento para lograr un cambio profundo en la forma de percibir la vida.

Leider afirma, que todo cambio es necesariamente un autocambio, es decir, es una elección y una determinación que causa siempre emociones que impulsan a los líderes a mirar  su yo interior para decidir qué es lo que quieren, qué es lo que realmente valoran, qué es lo que anhelan en verdad. Afirmando además, que el cambio real depende de la motivación para estimular los talentos en beneficio de la humanidad. Esa tiene que ser la verdadera magia blanca del emprendimiento.

Con base en lo anterior se presentan los siguientes  consejos que pueden ayudar a una persona a autoliderar su propio emprendimiento:

Número 1.  Tómese todo los días de su existencia, un espacio de tiempo para estar solo, para pensar, meditar y reflexionar, esto le va a permitir definir qué es lo que quiere y desea ser en su vida. Es algo así como una lluvia de ideas  personales, liberando la mente, sin censura de ningún tipo, dejando hacer volar la imaginación. Eso sí, no olvide anotar todas las ideas en una hoja de papel previamente preparada.

Número 2. Realice un inventario de sus talentos,  habilidades y preferencias; puntualizando lo que verdaderamente le apasiona, en que se considera usted realmente bueno, cuáles serían las cosas que puede hacer con ganas y con bríos durante  largo tiempo y sobre la cual le gustaría trabajar el resto de sus días.

Número 3. Reconozca sus debilidades y adicciones, tomando en cuenta sí  su manera de actuar está  fielmente adecuada con su esencia de vida. Esto permite lograr un equilibrio emocional entre la mente, el cuerpo y el espíritu. De ser necesario desarrolle un programa de formación y capacitación requeridos para superar a las debilidades o para fortalecer sus talentos.

Número  4. Tome la determinación de decidir personalmente lo que va a ser en la vida. Asuma una actitud favorable hacia el emprendimiento y oriéntese hacia el con toda la fuerza y entusiasmo requerido. Los cambios reales siempre van a depender de cambiar la forma de pensar, definiendo una visión personal clara y apasionante. De ser necesario busque capacitación previa en el asunto que le interese.

Número 5. Elabore un plan de trabajo, estableciendo las prioridades de la vida personal, eso le permitirá evitar el derroche de su recurso más  precioso: el tiempo. Si lo considera necesario elabore además un plan B. vigile atentamente el cumplimiento de las actividades detalladas en el plan y corrija las desviaciones.

Número 6. Póngase en acción con valentía, la fe sin obras es palabra muerta, cuidando siempre de actuar con honradez, haciendo las pequeñas cosas cotidianas que darán forma a su negocio. Nunca olvide celebrar con alegría cada paso dado, cada meta lograda. Siga adelante sin detenerse aun cuando las cosas no vayan como usted  esperaba.

Número 7. La más importante de todas: en todas las anteriores debes tener presente que amarás a  Dios de todo corazón, de toda tu alma, de toda tu mente, de todas tus fuerzas, a Él encomendarás todas las acciones que emprendas en tú vida.

“Si puedes Soñarlo,  puedes hacerlo”.  W. Disney.  Comienza ya, la magia blanca del emprendimiento espera por usted.

 

 Por Joel Alberto Torrez

Bibliografía

 Hesselbein F, Goldsmith M, y Beckhard R. (2006). EL líder del Futuro. Ediciones Deusto. España.

 Harvard Business Review. (1999). La Iniciativa Emprendedora. Ediciones Deusto S.A.  España.

Timmons j. y Spinelli S. (2007). New Venture Creation. Entrepreneurship for  21st Century. McGraw-Hill.