Lo expresado en este artículo es opinión de su autor; no necesariamente refleja la postura de Econintech.

Al artista que pone en práctica la ilusión como forma de vida se le llama “Mago”, éste oficio es muy dinámico, la historia de éste  data de tiempos ancestrales, ya en el Egipcio de los Faraones se ha conocido de un papiro como primer documento que relata las argucias  de los magos de aquella época.

Pero, la magia ancestral no es como la percibimos ahora, en aquel entonces se empleaba como recurso para manejar a las multitudes. Se empleó para intimidar a la gente y manipularla de forma más efectiva. Es decir, en ese tiempo se recurría a ésta para timar y utilizar a los ciudadanos a favor de quien la usaba.

Más adelante, luego del siglo XVII cuando se dice que la magia se emplea como profesión y no como herramienta de sometimiento, acá se utilizó ya como forma de recreación y entretenimiento, la magia moderna comenzó a cambiar en los siglos próximos siguientes gracias a la incorporación de la electricidad y las nuevas tecnologías, es decir, hasta los magos han reinventado su arte, cada vez nos impresionan más.

Pero, lo descrito anteriormente no es nada en comparación con “Otros Magos”, se trata de los que tenemos en casa. Acá, en Venezuela, entrando el año 2020, podemos decir que los encargados de administrar el presupuesto familiar hacen de la magia un verdadero arte.

Entonces, el encabezado de éste artículo se refiere a que es en el hogar de cada uno de los ciudadanos de éste país donde contamos con más de un mago y como ejemplo de lo que se argumenta es, por ejemplo, el manejo de los ingresos percibidos, producto del trabajo regular o mejor dicho el salario que les pagan las empresas en las que trabajan, es similar a cómo lo hace un ilusionista, un artista de la magia.

En éste orden de ideas, definir ingreso a manera de fórmula matemática es igual a la adición del consumo y el ahorro, otra de las ecuaciones del  ingreso es la suma  del consumo y la inversión.  El primer término (consumo) en cualquier parte del mundo se conoce como lo que destinamos a comprar o gastar en cualquier bien o servicio (todo lo que imaginemos), los dos miembros de las dos ecuaciones es casi que imposible de materializarlos facilitados por una institución financiera, un banco.

Sin embargo, el consumo se sigue realizando gracias a los magos que ya mencionamos aplicando ecuaciones que ellos mismos se han ideado para mantener aquella del ingreso, por supuesto  que se han reducido esos gastos familiares en gran medida, sin duda, por las medidas inoperantes del régimen actual de gobierno.

Por otro lado, existen otros magos (agentes económicos) como lo son los empresarios o emprendedores, ellos también se reinventan para lograr mantenerse en el mercado con trucos traídos de su brillante imaginación.

También, podemos hablar del color de la magia, se dice que la hay blanca y la percibimos muy oscura o negra, la clara es la que usamos los jefes de familia y muchos emprendedores,  la otra es usada como en el antiguo Egipto, para someter a los ciudadanos a sus intereses, el principal será mantenerse en el poder, desaparecer los casos de corrupción ejecutados por altos funcionarios, otro, la lista es larga y se cree que ésta familia de Magos no aplica la magia de éste mundo sino que recurre a lo más bajo de ésta práctica, usa la más siniestra: la del más allá, invocando seres de ultratumba.

 

Por Juan Carlos Correa

 

Referencia web: https://www.dominalamagia.com/historia-de-la-magia/