Los chavistas se llevaron una ingrata sorpresa con el informe presentado por la alta comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet. Cuando esperaban que su antigua aliada y socia en el Foro de Sao Paolo presentara un balance favorable al régimen de Nicolás Maduro, se vieron obligados por la dirigencia del PSUV a marchar el día 13 de julio para rechazar el informe que desnudaba al Gobierno en cuanto a la profunda crisis y la violación de los derechos humanos que cada día se hace más visible en el país.

Durante la jornada de protesta exigieron a la expresidenta chilena una pronta rectificación del informe que a juicio de los chavistas está plagado de mentiras. Consideran que el informe es infame y que es producto de las presiones a las que, desde Washington, fue sometida la alta comisionada.

Sin embargo, el documentado estudio que el día 4 de julio presentó Bachelet, señala, entre otras atrocidades cometidas por el régimen, que durante el año 2018 se produjeron en el país 5287 muertes por resistencia a la autoridad, según las propias cifras oficiales. Estas evidencias coinciden con las presentadas por organizaciones independientes como Caracas Chronicles, que ha denunciado que para enero de este año el escuadrón de la muerte FAES (Fuerza de Acción Especial de la Policía Bolivariana) aterrorizaba a Venezuela y que encapuchados y con armas de guerra asaltaban las barriadas más pobres del país, operaban con total impunidad, establecían toques de queda, simulaban enfrentamientos para ocultar asesinatos y después amenazaban a familiares y vecinos para que no denunciaran. Este cuerpo armado al servicio del régimen, según la mencionada organización, actúa sin importarles quién pueda observarlos cuando golpean con tubos de  acero llenos de cemento a sus víctimas.

Por otro lado, el portal Infobae sostiene que es en las barriadas más pobres de la capital donde se registran más muertes.

Desde que las FAES fueron creadas por Nicolás Maduro, las muertes causadas por la Policía Nacional Bolivariana pasaron del 22% al 32%. Según cifras oficiales, en 2017 murieron 4998 personas a manos de la fuerzas de seguridad del Estado, es decir, unas 14 personas por día.

El escuadrón asesino de las FAES se desplaza en vehículos sin placas, visten de negro, usan pasamontañas y en lugar de inspirar algún grado de confianza por su “lucha contra el crimen”, es natural que cuando se atraviesan en la vía el terror invade el ánimo de la población.

En su informe, nada favorable al régimen, Bachelet también señala como responsables de asesinatos y torturas al SEBIN (policía política) y a la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM). Los datos y demás detalles coinciden con informes anteriormente presentados por la OEA y la Corte interamericana de Derechos Humanos, donde se documenta que en Venezuela se han cometido crímenes de lesa humanidad.

El temor de los jerarcas del régimen se fundamenta en las repercusiones que esta documentación pueda tener sobre las denuncias que se han presentado a la Corte penal Internacional sobre las atrocidades cometidas por el régimen de Maduro, sobre todo ahora que la Asamblea Nacional de Venezuela y el Grupo de Lima han decidido remitir el informe a la mencionada Corte. También pone nervioso a Maduro que el detallado informe aparece cuando el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha incluido en su lista negra al propio presidente de Venezuela, a su esposa, a sus tres hijos, al ministro de Defensa, a Diosdado Cabello y a Tareck El Aissami.

Como muy bien lo señala la periodista Gloria Bastidas en su excelente artículo en la revista Letras Libres,“el informe de Bachelet es un as bajo la manga. Puede pender como una espada de Damocles sobre la cabeza de Maduro: si no hace concesiones en Barbados se expone a un mayor aislamiento y si hace concesiones también corre un riesgo: los crímenes de lesa humanidad no prescriben”.

Quizás lo que más le duele a Maduro es que, por un lado, la oposición solicitaba la  visita de Bachelet, pero públicamente manifestaba sus dudas en cuanto a su objetividad, pero desde el chavismo nunca se esperaba que su antigua camarada, izquierdista confesa, pudiera elaborar un informe tan demoledor contra el régimen.

 

Fuente: https://www.juandemariana.org/