Lo expresado en este artículo es opinión de su autor; no necesariamente refleja la postura de Econintech.

 La mayoría de los cursos de emprendimiento y de formación empresarial contemplan en sus contenidos la elaboración de planes de negocios, incluso  muchos países realizan años tras años concursos de ideas plasmadas en  estos citados planes , esto hace pensar que,  para muchos, estos instrumentos son de una marcada importancia para la materialización de metas empresariales si se asume que en ellos se reflejan información relacionada con las cifras y las proyecciones que se espera obtener de la iniciativa emprendedora de acuerdo a las  condiciones existentes en el  mercado.

En ese orden de ideas, Willians Sahlman, de la Escuela de Negocios de Harvard sugiere que los emprendedores deben tomar en cuenta algunos factores primordiales a reflejar en los planes de negocios  y no malgastar tanta tinta en cifras y proyecciones que en muchos casos son el producto de imaginar condiciones ideales distantes de la realidad, por el contrario, deben intentar presentar información significativa para atraer el capital de  los inversionistas de riesgo.

El autor antes citado afirma, que los inversionistas de riesgo conocen a plenitud que las cifras expuestas en los planes de negocios son, en muchos casos, exageraciones optimistas proyectadas, por lo que siempre utilizan varios métodos para medir y evaluar la confiabilidad de lo reflejado en esos documentos, viéndose en la necesidad de rebajar a lo mínimo las cifras presentadas para adaptarlas a la realidad existente. Sin embargo estos inversionistas pueden verse interesados en conocer otra información que resulte tal vez más atractiva para invertir y que los emprendedores deben conocer para saber aprovechar las oportunidades y vender su proyecto.

A tal efecto, Sahlman expresa que si bien un buen plan de negocios debe incluir cifras y proyecciones, también deben presentar en forma clara y precisa información suficiente para  demostrar que el equipo emprendedor sabe y conoce con puntualidad del nuevo negocio y que han diseñado una estrategia suficientemente clara para garantizar la rentabilidad del proyecto. Estos   aspectos fundamentales están centrados en  la gente, la oportunidad, el contexto y el riesgo.

Por lo tanto, el plan de negocios debe reflejar sin alteraciones la información que demuestre que el equipo emprendedor tiene la capacidad y experiencia pertinente para aprovechar la oportunidad, precisando además, los éxitos anteriores alcanzados en actividades similares en que han trabajado juntos y por lo tanto,  pueden desarrollar una ventaja competitiva para el aprovechamiento de las distintas opciones que  surjan en el contexto donde se desenvolverán, ampliando la escala y el alcance del negocio. El plan de negocio debe describir con claridad y honestidad el conocimiento que cada integrante del equipo tiene sobre el producto, el servicio y el tipo de empresa que presenta, el proceso productivo, el mercado, la competencia y principalmente los clientes, esto dará confianza a los inversionistas.

Del mismo modo, el plan de negocio debe convencer al inversionista de riego que va a ingresar a un sector que es prometedor dado que está creciendo rápidamente y se van a desarrollar las operaciones necesarias para generar beneficios a corto plazo, luego de  crear situaciones para el posicionamiento estratégico del nuevo negocio. El emprendedor  también debe centrarse en demostrar que pueden aumentar su gama de productos o servicios y de esa manera ampliar el ámbito geográfico de su acción, garantizando su potencial de crecimiento y expansión dado que el contexto donde ha surgido la oportunidad es estable con condiciones económicas, inflación, tipo de cambio e intereses de financiamiento adecuados a la realidad

Otro aspecto significativo que debe especificar los emprendedores cuando elaboran los  planes de negocios con miras a captar capitales de riesgo, se basa en demostrar que el equipo de trabajo conoce a plenitud el contexto donde ha surgido la oportunidad, considerando las disposiciones y normas gubernamentales, la tecnología, estabilidad política, entre otros. Describiendo lo giros que puede dar el negocio para minimizar los riesgos y aprovechar al máximo las condiciones que les son favorables dando la confianza necesaria para pensar que van a recuperar el capital invertido en el nuevo negocio. El emprendedor debe demostrar que domina el proceso empresarial que inicia, solo así estará seguro, dado que en esta selva empresarial solo van a comer los que sean capaces de cazar.

 

Por Joel Alberto Torrez.

Bibliografía.

Lambing, P y Kuehl Ch. (1998). Empresarios Pequeños y Medianos. Person y Prentice Hall. México. 

Harvard Business Review. (1999). La Iniciativa Emprendedora. Ediciones Deusto S.A.  España.

Vainrub, Roberto (2010). Convertir sueños en realidades.  Ediciones IESA.Caracas.