Es mujer, liberal y ecologista. Tres razones por las que Eslovaquia comenzará a escribir un capítulo inédito de su historia. Este país poscomunista, miembro de la Unión Europea de la OTAN desde 2004 eligió una presidente “fuera de molde” como una receta para combatir el cáncer de esa sociedad: la corrupción. Con el triunfo de Zuzana Caputová venció la lucha contra la corrupción, la defensa de los derechos LGTBI, una línea política europeista y un extenso currículum en activismo por el planeta desde múltiples ONG’s.

Zuzana Caputova es la primera mujer que accede a la jefatura de Estado. se impuso con el 58% al diplomático y vicepresidente de la Comisión Europea Maros Sefcovic, quien compitió como “independiente” pero sostenido por los socialdemócratas del Smer.

Los eslovacos se rebelaron contra la corrupcion

“La decencia en la política no es una muestra de debilidad sino que puede ser nuestra fortaleza”, dijo Caputova quien dio su discurso en las cuatro lenguas más habladas del país: eslovaco, húngaro, romaní y checo.  La nueva presidenta eslovaca, de 45 años, defendió su lucha política “con ideas propias, sin caer en el populismo” y donde “se puede hablar de la verdad y ganarse la confianza de otros sin un vocabulario agresivo y golpes bajos”

Caputova sucederá al empresario y filántropo Andrej Kiska, que finaliza en junio su mandato de cinco años y donde ha mantenido tensas relaciones con el Ejecutivo de coalición de mayoría socialdemócrata. La nueva presidenta ha sido muy crítica de la manera en que el Gobierno gestionó la crisis generada por el asesinato del periodista Jan Kuciak, que investigaba los vínculos del crimen organizado con las altas esferas del poder.

El homicidio de Kuciak generó una masiva ola de protestas de la sociedad civil a las que se unió el jefe de Estado, en medio de la indignación por el lento avance de la instrucción policial sobre el crimen y el escándalo de corrupción que reveló el trabajo del reportero. En las marchas callejeras estuvo siempre Caputova, quien colaboró en la investigación de varios casos de corrupción con Kuciak. Durante la campaña, la abogada pidió “enfrentar el mal”, en alusión a los tentáculos de la mafia en la alta política.

«Interpreto estas elecciones como una llamada al cambio», declaró Caputová, tras conocerse los primeros resultados. La abogada participó en 2017 en la creación de «Progresivni Slovensko», una hasta ahora minoritaria formación progresista que basa su programa en la lucha contra la corrupción.

En el citado debate, Caputová reprochó a Sefcovic no haber reflexionado lo suficiente sobre lo que ha pasado en Eslovaquia desde el asesinato de Kuciak, mientras él insistía en un llamamiento a «que la situación se tranquilice para trabajar juntos por una reconciliación social general». También apeló a las posturas de cada aspirante en temas como los valores tradicionales, tratando de hacerse con el voto cristiano y recordando que es la candidatura de la socialdemocracia la que rechaza el matrimonio y la adopción de niños por parte de las parejas homosexuales, mientras que Caputová mantiene posturas más abiertas en esos temas, en una sociedad aún bastante conservadora como la eslovaca.

Aunque el jefe del Estado no tiene grandes poderes ejecutivos, muchos analistas interpretan que en esta elección resultará decisiva en la disyuntiva entre el continuismo de un sistema dominado durante casi una década por Fico y SMER, o el cambio.

 

Fuente: https://www.visionliberal.com.ar/