“… Eppur si muove…” Galileo no iba a aflojar así nomás. El Tribunal de la Inquisición lo había condenado por sostener la “blasfemia” de que la Tierra era redonda y que giraba alrededor del sol. Habráse visto tamaña locura. La Inquisición lo acusó por “sospecha de grave herejía” y el 22 de junio de 1633 fue obligado a retractarse: “Yo, Galileo Galilei, abandono la falsa opinión de que el Sol es el centro (del Universo) y está inmóvil. Abjuro, maldigo y detesto dichos errores”. Dijo, contrito. Pero para adentro murmuró, antes de ser condenado a arresto domiciliario perpetuo: …”pero se mueve”.

Pagó el precio de ser un librepensador en un mundo que no admitía fisuras de pensamiento. La Iglesia lo condenó, fue expulsado de la Universidad de Pisa, fue tomado por loco y hereje. La muerte -como ocurre casi siempre- lo redimió y hoy es considerado el padre de la ciencia.

Hasta hoy. En el mundo de la tecnología, la ciencia y las demostraciones empíricas hay lugar para todo. Hasta caben los “terraplanistas”, un grupo de pseudocientíficos que cree que la tierra es plana. El GPS de la humanidad recalculó: ¿volvemos a la Edad Media?

¿Cómo es posible que se pueda demostrar que no es verdad lo que ya está super comprobado científicamente?¿Todo vale en el mundo de la pos verdad? ¿Se puede convertir la realidad en una fake news, donde lo que se dice tiene más entidad que lo que es?

La irracionalidad tiene un límite muy delgado antes de caer en el ridículo. Ese límite caminan los terraplanistas, que se animan a contradecir a Copérnico, Galileo, Aristóteles (que sostuvo que la Tierra era redonda nada más que porque vio, en el horizonte, que se acercaba un barco al que primero se le vio la vela y luego el casco. Con eso alcanzó para explicar la curvatura de la Tierra), y otros tantos científicos e investigadores.

Hoy hay videos, tratados, fotografías, sondas espaciales, mares navegados, naturaleza pura, ciencias exactas y naturales: que la Tierra es redonda no es una cuestión de fe, es una cuestión de ciencia. Pero Netflix saca una serie y un youtuber se hace el sabihondo y se forma una asociación de Terraplanistas que se reúnen en un Congreso a “debatir” cómo la Nasa los mantuvo engañados desde la Edad Media hasta hoy. Dato chequeado: el video del youtuber que puede convencerte de que la Tierra es plana tiene más de cinco millones de visualizaciones.

Absurdo y peligroso

Este fin de semana que terminó los terraplanistas se reunieron en Colón, Entre Ríos. Entre otras elucubraciones, discutieron sobre hipótesis tales como que el hombre jamás llegó a la Luna y que la Tierra es como una lenteja (esferoide oblato) y que la Luna, los planetas y las estrellas están a un par de millar de la superficie.

Esas cosas piensa el Movimiento Terraplanista. Toman sus teorías de la Biblia (si, de la misma que siguen los que condenaron a Galileo). “De hecho, Australia no existe. Ni Finlandia”. sostienen, sin que les tiemble el pulso.

En el sitio oficial de la Flat Earth Society -a institución que los “ilumina”- aclaran con detalle y seriedad que la Tierra es un disco redondo de dimensiones indefinidas, que el Polo Norte geográfico está ubicado en el centro de ese disco, y la Antártida, alrededor de los bordes, “como en el logo de la Organización de las Naciones Unidas “.

Sus ideas más delirantes

* Aseguran que no hay una curvatura visible en el horizonte. Lo que se ve desde los aviones “es mentira”. “El horizonte siempre se eleva para alcanzar el nivel de los ojos”, explican. Algo que no sucedería si la Tierra fuera esférica.

* Newton hubiera preferido morir de una manzana envenenada. Los terraplanistas sostienen que la teoría de la gravedad… ¡es falsa!. Einstein quedaría calvo en el siglo XXI.

* Todo es conspiración. La Nasa miente. Los astronautas son sobornados. Los satélites no son reales (¿?)

* ¿El día y la noche? ¿Y las estaciones? Según los terraplanistas, el radio de la órbita del sol respecto del eje de la Tierra (que ellos postulan) varía a lo largo del año: es más chico cuando es verano en el anillo norte, y más grande cuando es verano en el anillo sur. Además, el sol sube y baja, es decir, se mueve dibujando un “ocho” a lo largo del año. En cuanto a los ciclos diarios, aseguran que el sol simplemente ilumina una porción de la tierra por vez.

 

Por Angeles López.

Fuente: https://www.visionliberal.com.ar/