Se cuenta a Venezuela entre las víctimas de la hiperinflación.

El economista Steve Hanke ha realizado un trabajo meticuloso a lo largo de los años para crear conciencia sobre las monedas del mundo en problemas, con el Bolívar de Venezuela recibiendo la mayor parte de su atención. Los hallazgos recientes de Hanke sitúan las tasas de inflación en 60.324 por ciento, lo que hace que el Bolívar sea prácticamente inútil.

El colapso del Bolívar es bastante trágico, considerando que el Bolívar fue en realidad una de las monedas más fuertes de América Latina durante el auge de Venezuela desde los años cincuenta a los setenta.

El coqueteo de Venezuela con el socialismo está bien documentado y es una historia de muerte por mil cortes. En la misma línea, la actual debacle hiperinflacionaria de Venezuela es también un proceso en proceso de decenios.

La década de los setenta: la consolidación de la banca central de Venezuela.

Irónicamente, Venezuela se retrasó en el establecimiento de un banco central. El banco central venezolano fue fundado en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, Venezuela mantuvo un dinero respaldado por oro durante la mayor parte del siglo XX.

Las cosas empezaron a cambiar en la década de los setenta cuando Estados Unidos se salió del patrón oro y Venezuela nacionalizó su industria petrolera. Carlos Andrés Pérez, el presidente que dirigió la nacionalización petrolera de Venezuela, fue un acérrimo interventor que creía que la planificación estatal racional podría llevar al país a nuevas alturas.

Además de la nacionalización del petróleo, el gobierno venezolano politizó su banco central cuando el gobierno de Pérez compró la participación privada del mencionado banco y colocó a los miembros del gabinete del gobierno de Pérez en la junta del banco central.

Con el aumento de los déficits y la deuda acumulada por el gasto excesivo de la década de los setenta, este movimiento demostró ser políticamente inteligente. Ahora el gobierno venezolano logró convencer al supuestamente independiente banco central para que aplique políticas de dinero fácil.

El comienzo de la inflación en los años ochenta.

La expansión del gobierno de la década de los setenta no estuvo exenta de consecuencias. Para cuando llegó la década de los ochenta, Venezuela se estaba hundiendo en deudas. Al igual que muchos otros gobiernos en el siglo XX, Venezuela recurrió a políticas de dinero barato para continuar con sus programas de gastos extravagantes.

La fácil fuga de dinero de Venezuela pronto volvió a morderla en el trasero. En 1983, el gobierno venezolano llevó a cabo una devaluación de su moneda sin precedentes para tratar de salir de su atolladero fiscal autoinfligido.

Conocido coloquialmente como el Viernes Negro, la devaluación de 1983 fue un momento decisivo en la historia de Venezuela. Pronto la inflación de dos dígitos se convirtió en la nueva normalidad en Venezuela. El último año en que Venezuela tuvo inflación en los dígitos individuales fue en 1983.

La inflación destruyó las reformas del mercado en la década de los noventa

Carlos Andrés Pérez hizo otra aparición en la presidencia a fines de la década de 1980, prometiendo recuperar el partido de los gastos de la década de los setenta. Pero las realidades económicas pronto lo golpearon en la cara. La Venezuela anterior a él estaba demasiado regulada, quemada y no competitiva a nivel internacional.

Pérez recurrió a la guía del FMI para las reformas de mercado y dirigió varias medidas sensatas, como privatizaciones, descentralización política en las elecciones locales, recortes de subsidios y reducciones arancelarias. Desafortunadamente, Pérez no pudo dominar la inflación a lo largo de su segundo mandato.

En 1989, cuando Venezuela pasó por el infame Caracazo, una ofensiva del gobierno que dejó cientos de muertos, la inflación fue del 84 por ciento. De 1989 a 1993, la inflación promedió alrededor del 46 por ciento. Como era de esperar, las personas se mostraron escépticas acerca de la eficacia de las reformas de Pérez, que de otra manera serían decentes, cuando la inflación estaba consumiendo constantemente sus ahorros.

Por José Niño.

 

Fuente: https://www.mises.org.es/