A lo largo de los años la provincia de Neuquén contó con diversos problemas a la hora del inicio de clases y del respectivo transcurso del año escolar. Cada año los docentes reclaman aumentos salariales y reformas estructurales en los edificios.

Esto genera que el inicio escolar se postergue y que los planes anules de estudio sean imposibles de cumplir perjudicando a niños y jóvenes de toda la provincia. En lo que va del 2018 hubo 43 los días de paro. Para sumar a esta problemática el gobierno de la provincia no genera respuestas a corto plazo lo que hace que los reclamos sean más prolongados. El problema aquí radica en que cada año los estudiantes retrasan sus estudios y no llegan a cumplir con los plazos estimados por el consejo de educación de la provincia.

La solución para este problema podría ser adoptar una medida brindada por el economista liberal Milton Friedman (1912-2006) y comenzar a utilizar una educación con vouchers educativos. Él había propuesto este sistema para aquellas familias que no puedan acceder a una educación privada en busca de que tengan la posibilidad de acercarse a la escuela que cada familia quiera.

La idea de los voucher educativos es impulsada por los liberales como una solución a la dependencia estatal de la educación

Este sistema haría que el gobierno de la provincia de Neuquén entregara cada año un voucher a todos los estudiantes y cada uno de estos tendría la posibilidad de elegir a que escuela dirigirse sin importar esta sea pública o privada. El objetivo recae en subsidiar a las familias y no a los institutos buscando generar competencia con el fin de que los precios caigan o se mantengan y se mejore el sistema educativo. Por otra parte las escuelas se financiarían con el ingreso recibido por cada alumno.

Los vouchers educativos hoy en día están funcionando con excelentes resultados en los siguientes países: Australia, Nueva Zelanda, Dinamarca, Suecia, Singapur, Corea del Sur y además en 5 regiones italianas y en distintos Estados estadounidenses como Wisconsin y Arkansas.

En la provincia de Neuquén las escuelas privadas cuentan con muchos más días de clases que las escuelas públicas por el motivo que las primeras cumplen con sus planes de estudio anuales y no tienen paro. En el año 2017 la provincia tuvo más de 60 días sin clases y en el año 2018 más de 40.

Las medidas propuestas por los liberales harían que haya un aumento significativo de clases, por el motivo que las escuelas públicas intentarían competir con las privadas para recibir el financiamiento por parte de los alumnos. Esto sería un gran incentivo para las instituciones porque intentarían mejorarse día a día ya que con el financiamiento recibido por sus alumnos no solo mejorarían la calidad educativa sino que también las infraestructuras.

Otros de los puntos favorables seria que todos los padres tendrían la libertad de elegir a qué institución enviar a sus hijos. Asi podrían elegir entre una gran cantidad de colegios y elegir el que mejor les parezca, con la educación adecuada que necesiten. El problema también recae sobre que todas las personas que solo pueden acceder a una educación pública reciben la misma educación, muchas veces esto genera adoctrinamientos colectivos, algo muy dañino para nuestra sociedad.

¿Acaso todas las personas somos iguales? ¿Acaso todos tenemos los mismos intereses, gustos o habilidades? ¿Por qué no tener la libertad de elegir que educación quiere uno recibir?

Por último estas medidas harían que los docentes encuentren nuevas formas de motivar y de enseñar. Así, dentro de su ámbito laboral, se generaría una mayor competencia mejoran la calidad educativa y mejorando los salarios de aquellos docentes que sepan encontrar las mejores formas de educar.

Las sociedades tienen una estructura clave la cual se llama educación. Si la educación no funciona probablemente la sociedad tampoco. Nuestras generaciones futuras necesitan tener una educación de calidad con una variabilidad de enseñanzas en las que cada familia tenga la libertad de elegir a que escuela mandar a sus hijos y que esta elección no tenga una sola opción. Necesitamos un cambio inmediato en nuestra educación, esta se encuentra en decadencia y los métodos de enseñar ya quedaron en el pasado. Yo me pregunto ¿los políticos neuquinos tienen la capacidad de generar un cambio radical para mejorar la educación de las generaciones futuras?

Por Santiago Ochoa.

 

Fuente: http://www.visionliberal.com.ar/