La irrupción de Jair Bolsonaro ha generado múltiples reacciones en Venezuela, desde la euforia hasta el susto, distancia y miedo de factores ligados al poder, algunos de gobierno y otros de “oposición”.

Pero el fenómeno Bolsonaro también tuvo protagonistas a venezolanos, nos referimos a Eduardo Bittar y Roderick Navarro, líderes del movimiento Rumbo Libertad, quienes incluso fueron recibidos horas después por el mismo ganador de las elecciones de Brasil en su casa, que más que una anécdota es una señal fuerte del reconocimiento del nuevo líder del gigante amazónico hacia estos jóvenes quienes han sido el rostro de la lucha venezolana en Brasil.

Propuesta “Renacer”

En efecto, estos jóvenes dirigentes políticos tienen una relación estrecha con el primer anillo político de Bolsonaro, es más, Eduardo Bolsonaro, hijo del próximo presidente y diputado, ha sido explícito en reconocer al movimiento Rumbo Libertad como los interlocutores válidos de la oposición, en detrimento de la tradicional oposición venezolana ligada a la Mesa de la Unidad que está conformado casi en su totalidad por partidos pertenecientes a la izquierda venezolana.

“Que en Venezuela no existe el verdadero socialismo”, “que Maduro no es de izquierda”, esas frases no están en el vocabulario de Rumbo Libertad, ya que ellos se definen como un grupo de derecha, que aboga por la disminución del Estado, el libre comercio y el respeto a la propiedad privada, y su propuesta de transición se llama Renacer el cual tiene como eje recomponer el Estado venezolano y adecuarlos a los paradigmas de la libertad.

Afinidad ideológica

Razones sobran para entender la simbiosis entre Rumbo Libertad y el equipo que respalda ideológicamente a Bolsonaro, en especial cuando el programa económico brasileño está diseñado por un economista de la Universidad de Chicago y que Eduardo Bolsonaro es un público partidario de la escuela austríaca de economía (graduado en economía liberal en el instituto Mises de Brasil), en especial de Ludwig Von Mises y también es reconocido su conocimiento en criptomonedas, develando coincidencias ideológicas con Hayek, quien en su libro La desnacionalización del dinero ya profetizaba la circulación de monedas privadas (al igual que Milton Friedman), y en términos de seguridad y la lucha contra la corrupción son ejes que los hacen coincidir.

Brasil y la oposición venezolana

Mientras casi la totalidad de la oposición venezolana ligada a los partidos tradicionales lloraba la muerte de su líder ideológico, Teodoro Petkoff, tanto Bittar como Navarro estaban delineando su trabajo político en especial la nueva estrategia para enfrentar al gobierno de Maduro; en ese sentido es válido que ellos serán la puerta de entrada tanto desde el mundo de las ideas como la parte política con los Bolsonaro, lo que será un cambio radical en la relación Brasil-Venezuela, donde nombres tradicionales de la oposición, como Timoteo Zambrano o Luis Florido, es muy difícil que participen en comisiones o mesas de diálogo, ya que tomando en cuenta la cosmovisión de la nueva administración brasileña ellos son del pensamiento de que se extinga el Foro de Sao Paulo y sus satélites, donde tienen el valioso apoyo de la administración Trump, quien fue categórico en apoyar públicamente al nuevo líder de Brasil.

Gobierno venezolano y Rumbo Libertad

Si el silencio e indiferencia ha sido el sello de la oposición, incluyendo políticos e intelectuales, hacia Rumbo Libertad, imaginen qué estarán pensando en la sala situacional del gobierno por la irrupción de este movimiento como “embajadores” de Venezuela ante el próximo gobierno de Bolsonaro, en primer lugar porque ellos se declaran partidarios de la libertad, antisocialistas y anticomunistas, donde símbolos político-culturales como Pompeyo Márquez o Alí Primera están totalmente desacreditados por este movimiento, y también porque tanto Bittar como Navarro han sido frontales contra el gobierno venezolano, así que sorpresas como posiciones ambiguas frente a la partida de nacimiento de Maduro, reconocimientos democráticos que buscan legitimación o faltas de quórum en casos emblemáticos, como Odebrecht, no serán parte del discurso de este dueto político; al contrario, ellos serán claros y directos, espada y escudo de Bolsonaro, hermanados en la lucha por renacer a Venezuela y en una nueva alianza con Brasil, bajo los caminos de la libertad empresarial, seguridad jurídica y propiedad privada que plasmen en los hechos los nuevos vientos de prosperidad, más cuando se tiene la anuencia del gobierno de Estados Unidos en la búsqueda de la liberación total… ¿ se aproxima la peor pesadilla para el gobierno venezolano y sus aliados?

Por Eduardo Riveros.

 

Fuente: http://atlas.org.ar/