Nuestro representante en Brasil nos presenta en esta entrega el panorama completo de los principales aspirantes a la presidencia del gigante suramericano. 

Este próximo 7 de octubre se realizará la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, y es poco lo que se conoce fuera de las fronteras de Brasil sobre los candidatos, a pesar de que estas elecciones han tomado una mayor relevancia a nivel internacional luego del atentado que sufrió el candidato Jair Bolsonaro por parte de un militante de izquierda y luego de que el Tribunal Supremo Electoral rechazara la candidatura del ex presidente Lula como lo explicamos en nuestro artículo anterior.

Sin embargo, a pesar de que actualmente estamos viendo una polarización del electorado entre los candidatos del PT, Fernando Haddad, y el candidato del PSL, Jair Bolsonaro, estos no son los únicos candidatos. En el presente artículo les presentaremos a los cinco principales candidatos a la presidencia de Brasil y algunas de sus ideas, para ello vamos a tomar como referencia la encuesta de IBOPE publicada el pasado 18 de septiembre.

5. Marina Silva (REDE): 6%

Candidata a la presidencia por tercera vez, Marina Silva de 60 años de edad es historiadora, profesora, psicopedagoga y ambientalista, fue diputada estatal por el estado de Acre, senadora por el mismo estado y ocupó el cargo de Ministra del Medio Ambiente en el gobierno de Lula entre 2003 y 2008. Abandonó en 2009 el PT para afiliarse al Partido Verde (PV), partido por el cual fue candidata a la presidencia en 2010 y fue nuevamente candidata en 2014 esta vez por el Partido Socialista Brasileño (PSB). Actualmente es candidata por el partido Rede, un pequeño partido político de izquierda que cuenta actualmente con tres diputados en el congreso. Al inicio de la campaña se posicionaba bien en las encuestas a pesar de no contar con una maquinaria partidaria, pero si con el apoyo de algunos medios de comunicación, sin embargo en las últimas semanas su candidatura ha venido cayendo en gran parte porque su discurso socialista, de la nueva política anticorrupción y de la izquierda limpia no ha sido bien recibido por los ciudadanos brasileros, y hoy se sitúa en el 5to lugar en las encuestas. Su candidato a vicepresidente es Eduardo Jorge (PV).

4. Geraldo Alckmin (PSDB): 7%

Médico de formación, Geraldo Alckmin de 65 años es el típico político tradicional latinoamericano. Inició su carrera política como concejal en 1973 de Pindamonhangaba (SP) y posteriormente alcalde de la misma ciudad, también fue diputado estadal y federal por São Paulo. En 1988, dejó el entonces Partido del Movimiento Democrático Brasilero (PMDB) para fundar el Partido de la Social Democracia Brasilera (PSDB). Ha sido gobernador del estado de São Paulo en 4 oportunidades y en 2006 disputó la Presidencia y perdió con el entonces Presidente Lula. Actualmente es el Presidente Nacional del PSDB un partido político lleno de disputas internas y de denuncias por corrupción hacia sus miembros, incluyendo al Senador Aécio Neves quién disputó las elecciones presidenciales en 2014 y el ex gobernador de Paraná, Beto Richa. Alckmin también fue acusado por haber recibido 10 millones R$ no declarados por parte de Odebrecht durante su gobierno en São Paulo, acusación que él niega.

Alckmin cuenta con el apoyo del denominado Centrão, el cual es un bloque conformado por varios partidos políticos y que representa el núcleo del “establishment político” en Brasil, y cuyos líderes también están siendo investigados por corrupción y lavado de dinero. Esta alianza con el Centrão le otorga a la candidatura de Alckmin una maquinaria electoral impresionante además de mucho tiempo de propaganda en radio y televisión, el cual ha destinado para promover su discurso políticamente correcto fuera de la polarización, sobre su capacidad gerencial y en realizar ataques al candidato Jair Bolsonaro para aumentar su rechazo, ya que ambos buscan votos en el electorado más escolarizado y con un nivel de renta más alto, sin embargo esta estrategia de hacer política de forma tradicional parece no estar funcionando ya que ha venido cayendo en las encuestas. Cuenta con la Senadora del Partido Progresista Ana Amélia como su candidata a vicepresidente.

3. Ciro Gomes (PDT): 11%

Abogado, profesor universitario y actual vicepresidente del Partido Democrático Laboral (Partido Democrático Trabalhista – PDT), Ciro Gomes, de 60 años, fue Ministro de Hacienda entre septiembre de 1994 y enero de 1995, también fue Ministro de la Integración Nacional entre los años 2003 y 2006 bajo el primer mandato de Luiz Inácio Lula da Silva. Ha ocupado los cargos de diputado estadal, alcalde de Fortaleza, gobernador de Ceará y diputado federal, en 37 años de vida pública ha pertenecido a 7 partidos entre ellos el PSDB y el Partido Popular Socialista el cual lo apoyó en las candidaturas presidenciales de 1998 y 2002. Gomes se ha caracterizado por su discurso populista, con una postura anti libre mercado y promoviendo una mayor intervención del estado en la economía y en la sociedad, también ha dejado ver en repetidas oportunidades su carácter autoritario y racista, lo que le ha impedido terminar de conquistar el voto de la extrema izquierda (el cual disputa con Fernando Haddad del PT), sin embargo sigue siendo un candidato con posibilidades reales de llegar al segundo turno. La senadora Kátia Abreu, también del PDT, es la candidata a vice.

2. Fernando Haddad (PT): 19%

El heredero de Lula y candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad de 55 años de edad, es un académico, profesor de la Universidad de São Paulo de Teoría Política Moderna, cuyas clases se centraban en las teorías de Karl Marx, fue Ministro de Educación entre 2005 y 2012 durante las presidencias de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff y posteriormente alcalde de la ciudad de São Paulo entre 2013 y 2016, su gestión es considerada un desastre por la población paulista.

Es un burgués de izquierda, carismático y elocuente cuyo papel en estas elecciones es salvar al PT y llevarlo de nuevo al Palacio del Altiplano, desde donde intentará profundizar el socialismo en Brasil con propuestas que precisamente llevaron al país a la crisis que actualmente padece. Durante esta carrera presidencial tendrá que llevar sobre sus hombros un partido desgastado por disputas internas y denuncias por corrupción que lo involucran a él mismo, quién está siendo investigado por la justicia por enriquecimiento ilícito durante su gestión como alcalde de São Paulo. Su discurso se fundamenta en la imagen de Lula y va dirigido especialmente a la población más pobre y menos instruida de Brasil buscando obtener así al menos la mitad de la intención de votos de Lula para llegar a la segunda vuelta, estrategia que parece estar funcionando ya que luego de la inscripción pasó de tener 4% a 19% en tan sólo dos semanas. Tiene como vice a Manuela D’Ávila del Partido Comunista de Brasil.

1. Jair Bolsonaro (PSL): 28%

Capitán del ejército retirado y actualmente perteneciente a la reserva, Jair Bolsonaro de 63 años, cumple actualmente su séptimo mandato como diputado al congreso, su nombre surgió durante la operación Lava Jato como uno de los 3 diputados que no recibió dinero del esquema de corrupción de la estatal petrolera Petrobras. Ha pertenecido a diferentes partidos entre ellos el Partido Progresista (PP) y el Partido Social Cristiano (PSC) del cual se retiró en enero de este año para unirse al Partido Social Liberal (PSL), un pequeño partido conformado en su mayoría por liberales clásicos, que actualmente cuenta con 10 diputados en el congreso, y por el cual actualmente disputa la presidencia.

Bolsonaro, se hizo conocido internacionalmente luego del atentado que sufriera el pasado 6 de septiembre a manos de un militante de extrema izquierda, en donde inmediatamente fue calificado – erróneamente – por los medios de comunicación internacionales como de extrema derecha, siendo la verdad que este más que un liberal es un pragmático de carácter nacionalista, conservador y a favor de la familia, quien se ha manifestado en contra del comunismo y del socialismo, y esta en favor del capitalismo y del libre mercado. Su figura en esta campaña ha sido controversial por su discurso políticamente incorrecto y en contra del sistema y del establishment político, lo que le ha logrado capturar el voto protesta del ciudadano sobre todo en el electorado con mayor escolaridad y de clase media – alta, lo que lo ha llevado a permanecer como líder en todas las encuestas y lo ha hecho blanco de los todos los medios de comunicación y de los fake news.

Su campaña ha innovado en la forma de hacer política en Brasil, con una sociedad cada vez más activa haciendo campaña a su favor, con un bajo costo, fundamentada en las redes sociales y con escasa o nula presencia en los medios de comunicación tradicionales sin maquinaria ni alianzas partidarias. Cuenta en su equipo – como futuro ministro de economía – con Paulo Guedes, un economista formado en la Universidad de Chicago y fundador del Instituto Millenium, un think tank liberal, lo que ha sido también ha generado controversias en la opinión pública debido a sus propuestas, entre ellas la privatización de todas las empresas del estado. El candidato a vicepresidente es el General Hamilton Mourão del Partido Renovador Laborista Brasileño (PRTB).

Todas los escenarios políticos plantean que es muy probable que esta elección se defina en la segunda vuelta entre Haddad y Bolsonaro, lo que establecería la polarización del electorado, en medio de una grave crisis política, económica y social como lo describimos en nuestro primer artículo, y que ha cambiado la forma como la sociedad percibe la política en esta elección y de cuyo resultado dependerá el futuro de Brasil en los próximos años.

Luis Carlos Marchena.
Miembro honorario de Econintech.
Twitter @luiscamarchena