¡Ahí está de nuevo! Esa transición suave, sutil y sin fisuras que confunde criptomonedas, como bitcoin, con la tecnología blockchain. Hay miles de publicaciones en blogs y artículos de noticias sobre bitcoin y criptomonedas, pero la gran mayoría no distingue claramente entre la tecnología y la moneda digital que se crea y transmite. En un “Manual de Bitcoin” publicado por Coinlab, “El término Bitcoin se refiere tanto a la unidad digital de valor almacenado como a la red de computadoras peer-to-peer que transmite y valida transacciones de estas unidades”.

En otro manual de Bitcoin, leemos: “Bitcoin es una red descentralizada de pagos peer-to-peer y una moneda virtual que funciona básicamente como efectivo en línea”.

Hasta cierto punto, es comprensible. El libro blanco original de bitcoin de Satoshi Nakamoto describió una moneda digital producida en una plataforma de blockchain única a bitcoin. Eran tan inseparables como los gemelos siameses y muchos entusiastas del bitcoin comparten exactamente esa visión del mundo.

La confluencia crea confusión, sin embargo, particularmente cuando se habla de valoración. Permitir que bitcoin use los faldones de la tecnología blockchain es engañoso en el mejor de los casos. Un ejemplo típico de confusión proviene de intentar comparar la valoración de bitcoin con el valor de franquicia de Mastercard y VISA. “Sencillamente, los Bitcoins tienen valor porque un grupo creciente de personas cree que la tecnología subyacente de Bitcoin tiene valor”.

Bitcoin como “moneda” no equivale a VISA como medio de transmisión. Blockchain es la comparación correcta. Creo que eso es a lo que Warren Buffet y Jamie Dimon llegan cuando dicen que Bitcoin es un fraude. Ciertamente, no se están refiriendo a la tecnología blockchain, que saben que tiene potencial para mejorar sus negocios de muchas maneras. Simplemente no están cayendo en la confusión. Para ser justos, algunas personas intentan distinguir claramente entre criptomoneda y blockchain. Mi punto es que en la mayoría de los casos debemos limitar estrictamente la discusión a uno u otro o, al menos, tratar de evitar la confusión.

Ahora, si estamos discutiendo cómo Bitcoin tiene el potencial de reemplazar el dólar de los EE. UU. como medio de intercambio, deberíamos centrarnos en Bitcoin “la cosa”, no en la tecnología blockchain como el medio para transmitir y certificar la propiedad de “la cosa”. “¿Bitcoin “la cosa” tiene cualidades como “estándar de valor estable” que lo hacen elegible para llamarse dinero? Después de todo, esa misma tecnología blockchain se puede utilizar para documentar y transferir los derechos de propiedad a cualquier dinero potencial, incluidos el oro y la plata, que son otro tipo de “cosas”. No escuché ningún argumento convincente sobre por qué estos tokens digitales pueden competir con oro y plata físicos como un estándar estable de valor económico.

Soy tan entusiasta como cualquiera sobre la promesa de las tecnologías de blockchain. Pueden documentar y transferir de forma segura los derechos de propiedad de cualquier cosa, como casas, barcos, acciones, bonos, obras de arte, o de oro y plata. La tecnología Blockchain bien puede ser transformadora y solo estamos en los primeros días. Luego viene la criptomoneda (bitcoin) y dice: “¡No, espera, transfiéreme por blockchain! Valgo algo porque alguien usó poca energía y poder de cómputo para resolver un problema matemático y hay un número limitado de estas soluciones, así que escasez = valor, ¿verdad? ”

El registro distribuido no tiene un propietario individual, pero ciertamente hay propietarios de bitcoin. Lo que trato de destacar es cómo la fusión está tan arraigada que es como el agua para un pez, ni siquiera lo notamos. Bitcoin no es como computación o agua corriente. Es una serie de firmas digitales únicas que utilizan la computación blockchain para transferir la propiedad de estas firmas digitales únicas de un propietario a otro. Cada bitcoin único es en gran medida un producto, con un precio que es altamente volátil en términos de dólares estadounidenses. (La imagen de marketing principal asociada con bitcoin es una moneda de oro con una “B” grande estampada). En realidad, no necesita que el blockchain transfiera la propiedad de sus bitcoins. Puede entregar físicamente un dispositivo de datos con los códigos únicos que están almacenados en él. Esta es la primera regla de la propiedad de bitcoins: “no dejes que nadie más te robe tu data stick, porque es tu propiedad física de bitcoin, la cosa”. ¿Alguien recuerda Mt. Gox? Fue solo el primero de muchos problemas de almacenamiento físico que continúan sin disminuir.

El almacenamiento y custodia de “cosas” físicas o digitales siempre será un problema, ya sea oro o bitcoin.

Los emprendedores están trabajando arduamente para utilizar la tecnología blockchain para transferir de manera segura y eficiente la propiedad de la plata y el oro. Consulte, por ejemplo, www.quintric.com (divulgación: no tengo intereses actuales o previstos en Quintric). Si el bitcoin u otras criptomonedas son más adecuadas que el oro como último almacén de valor, es decir, como moneda sólida, no tiene nada que ver con la plataforma tecnológica en la que residen o se transfieren. Cuanto antes dejemos de confundir “tecnología” con “moneda”, antes podremos entender mejor qué es y qué no es dinero sólido.

Por John R. Skar.

 

Fuente: http://www.mises.org.es/