Recientemente agregué subtítulos y subí un video a mi canal SpanishLibertarian que creó cierta controversia.

Este video fue bastante diferente de lo que suelo subir ya que se trata de una crítica de un conservador al libertarismo. Y sí, aunque nos consideramos los seres humanos más honestos, racionales y amantes de la libertad en la tierra, todavía tenemos sentimientos fuertes, y no nos engañemos: la verdad duele.

El periodista y comentarista público Paul Joseph Watson dice en este extracto (aquí está el enlace: https://www.youtube.com/watch?v=aLDn-_q3PGg):

"Creo que el problema con el libertarianismo es que ellos no están en la frontera del discurso político. Cuando tienes problemas importantes que aparecen en los medios, obviamente, si uno se considera políticamente activo, hay que aprovechar para contar tu historia y así influir en la narrativa popular. Pero los libertarios tienden a invertir energía discutiendo entre sí sobre problemas menores. Ellos no están en la frontera del discurso cultural, que actualmente es el dominio de "conservadores" y personas que se oponen a los guerreros de la justicia social.

Los libertarios no son las fuerzas robustas que podrían ser. Ellos deberían "secuestrar" estos problemas clave, como la crisis migratoria u otros temas, pero no lo están haciendo. Están debatiendo entre sí sobre qué es minarquismo o si deberíamos tener un gobierno limitado o ningún gobierno en absoluto en conversaciones de youtube de tres horas.

No están alcanzando a nadie en su círculo interno. Así que así es como creo que el libertarismo necesita mejorar de esa manera".

¡Ouch! La primera vez que vi este video (es un extracto de un gran programa llamado The Rubin Report) no quise estar de acuerdo con él, porque desde que participo en el movimiento libertario, he estado grabando y editando conferencias o haciendo entrevistas a libertarios que realmente encajan con esa descripción: hablamos con nosotros mismos.

Nos guste o no, la gente común no está interesada en el anarcocapitalismo frente a gobierno limitado, los beneficios del patrón oro o quién es el mejor autor liberal clásico. Creo que si no queremos aceptar eso, no vamos a tener éxito. Y eso no significa que debamos mentirle a la gente, usar la manipulación, técnicas demagogas o abrazar el populismo. Al contrario, creo que PJW lo dijo muy claro: necesitamos ser influyentes en la narración cultural. Y creo que los conservadores (al menos en los Estados Unidos) son plenamente conscientes de eso.

Sólo hay que echar un vistazo al trabajo de Ben Shapiro, Milo Yannopoulos, Gavin Mcinnes, Steven Crowder, Andrew Breitbart, Dennis Prager o los liberales Dave Rubin, Joe Rogan o Sam Harris. Todos ellos han entendido que para ser influyentes uno tiene que proporcionar el contenido que realmente interesa a las personas. En otras palabras: valor al mercado.

Como dije en otras ocasiones (y no estoy cansado de repetir), deberíamos explicar el capitalismo con el capitalismo. Eso significa que si no tenemos éxito en nuestra meta (ser influyentes), debemos cambiar nuestra mentalidad empresarial. Esto puede sonar complicado, pero en realidad, no lo es. Creo que deberíamos aplicar la “regla de las tres íes”: imitar-improvisar-innovar.

– Imitar. Los conservadores y algunos liberales clásicos están difundiendo algunas ideas libertarias de una manera más eficiente que nosotros. Están creando algunos proyectos divulgativos, dan discursos y en realidad debaten algunos temas centrales con personas con las que no están de acuerdo.

– Improvisar. Una vez que hayamos aplicado esta estrategia, debemos hacerla nuestra. Deberíamos enfrentar algunos temas importantes, por ejemplo, cómo aumentar los salarios, los beneficios de la globalización, cómo resolver la crisis de los migrantes… Y deberíamos hacerlo utilizando otra estética, retórica y respaldarla con un plan de negocios serio.

– Innovar. Esta es la parte difícil pero divertida. Una vez hayamos copiado otros modelos de estrategia y cuando los hagamos adaptado a nuestro estilo, ese es el momento de dar valor al mercado. ¿Hay alguna fórmula para eso? Por supuesto que no. Y esa es la belleza de la incertidumbre y la acción emprendedora: a través del ensayo-error, algunos proyectos fallan y algunos proyectos tienen éxito. Pero como he dicho en alguna ocasión, no pelear la batalla significa estarla perdiendo.

Bien, podría parecer que tengo un enfoque pesimista, pero no me gusta el pesimismo ni el optimismo. Prefiero aceptar la realidad tal y como ésta es, para poder empezar a trabajar para cambiarla. Si realmente respetamos a algunos grandes autores como Adam Smith, Frederic Bastiat, Ludwig W. Mises o Friedrich Hayek, debemos estar a la altura de las circunstancias tal y como ellos lo estuvieron durante sus vidas.

Si los astronautas del Apollo 13 dijeron el famoso “Houston, tenemos un problema”, tal vez deberíamos gritar sin miedo “Austria, tenemos un problema”. Pero no debemos abrumarnos: en la vida, excepto en la muerte, todo se puede resolver si uno tiene la fuerza, el enfoque y la motivación.

Por Ignasi Boltó.

 

Fuente: https://www.juandemariana.org/