El chavismo avanza en lo que ha ha llamado “el nuevo comienzo”, en el que se incluyen una serie de medidas que aparentemente buscan normalizar el funcionamiento de la economía venezolana alrededor de la llamada reconversión monetaria con el lanzamiento del “bolívar soberano”, efectivo el próximo 20 de agosto.

El encargado para asuntos económicos por Nicolás Maduro, Tareck el Aissami, presentó hoy a la Asamblea Nacional Constituyente (órgano legislativo no reconocido por la comunidad internacional) un decreto en el cual se eliminan los ilícitos cambiarios previstos en el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley sobre Régimen Cambiario y sus Ilícitos y se deroga el artículo 138 del también Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley del Banco Central de Venezuela en lo que “concierne exclusivamente al ilícito referido a la negociación y comercio de divisas en el país”, dijo el funcionario.

Lo que no se dijo

Dos cosas no se han aclarado en la información que hasta ahora se conoce sobre el decreto aprobado por la Constituyente:

1) ¿Cuál será el tipo de cambio?: En su alocución, El Aissami volvió a satanizar los tipos de cambio alternativos que se emplean a través de páginas web y servicios de pagos o trasferencias internacionales y habla que las operaciones se podrán hacer en las casas de cambio debidamente autorizadas. Es decir, el cambio se hará igualmente a un precio fijado por los funcionarios de Maduro de forma arbitraria y se mantendrá el origen de todas las distorsiones en la economía: el control del mercado cambiario.

2De dónde saldrán las divisas: es conocido el estado de la economía venezolana que lejos de estar en una contracción se encuentra literalmente en caída libre, con su mayor fuente de ingresos, que es la industria petrolera, completamente diezmada. Es decir, no hay ninguna actividad económica que genere divisas suficientes para reanimar la economía nacional y no hay condiciones para traer inversiones extranjeras.

La productividad por decreto

Al hacer los anuncios, el Aissami aseguró que el programa de “recuperación, crecimiento y prosperidad económica”, va a devolverle “el poder adquisitivo y real al pueblo y a la clase trabajadora venezolana”. Palabras vacías. Promover y estimular la producción nacional no es algo que se logre por decreto.

La economía se levantaría con condiciones de seguridad jurídica y seguridad física que permitan a los inversionistas apostar por empresarios que desatarán realmente su potencial creador y productivo sabiendo que van a obtener (y mantener) toda la ganancia que sea posible mientras atienden las necesidades de los consumidores con sus productos y servicios. El poder adquisitivo volverá a los trabajadores cuando puedan ser productivos y la autoridad que maneja la emisión de moneda del país cese de incrementar la masa monetaria.

 Asamblea Nacional extraviada

Mientras tanto los diputados de la Asamblea Nacional electa en diciembre de 2015 siguen extraviados en sus planteamientos. Primero vuelven a reafirmar que Maduro ha abandonado el cargo de presidente de la República y luego le pide que rectifique la medida de la reconversión monetaria.

La AN continúa sin hacer un planteamiento serio para sacar al país de la catástrofe económica. Econintech sostiene que solo la libertad monetaria podrá devolver confianza y estabilidad a la economía del país y permitirá a los trabajadores resguardar el valor de su salario.

 

Conoce más sobre nuestra propuestas de libertad monetaria aquí:

¿Por qué insistimos en la eliminación del curso forzoso del bolívar?

Deja un comentario