Una de las críticas más sólidas que hasta la fecha he visto hacia Bitcoin fue en una conversación con Keith Weiner donde ambos estábamos de acuerdo en la utilidad de la tecnología blockchain para registrar transacciones de una forma más segura e inmutable que con cualquier otra tecnología conocida hasta la fecha (los artículos de Keith sobre Bitcoin pueden encontrarse aquí). Y en ese contexto me hizo reflexionar sobre si Bitcoin como unidad monetaria es la esencia de esa inmutabilidad o es simplemente un elemento accidental o circunstancial del sistema Bitcoin.

Y con esencia me estoy refiriendo a lo que hace que Bitcoin sea lo que es. Por ilustrarlo con un ejemplo, si la primera silla que conociéramos fuera una silla de madera y concluyéramos que la esencia de la silla son sus cuatro patas o la madera con la que está hecha, fracasaríamos muy pronto en nuestro análisis puesto que enseguida se demostraría que es posible fabricar sillas con otros materiales o con 3 o 5 patas y seguirían siendo sillas, no cambiaría su esencia.

Como ya hice en artículos anteriores, creo importante recalcar e insistir que cuando me refiero al blockchain de Bitcoin me estoy refiriendo al sistema en su conjunto, incluyendo el sistema de consenso porque es lo que confiere a Bitcoin su seguridad e integridad (lo mismo se puede decir de otras blockchain abiertas como Ethereum, Litecoin, etc.).

Partiendo de la premisa de que el blockchain tal y como lo acabamos de describir es útil para registrar transacciones, pasamos a analizar cuál es su esencia, y si la unidad monetaria “bitcoin” forma parte de esa esencia o no. En mi opinión la esencia del blockchain es “ser un registro de información con un altísimo grado de persistencia”, de manera que una vez que se registra la información es extremadamente difícil borrarla o modificarla como ninguna otra tecnología había conseguido hasta ahora.

En este sentido, el papel que juega Bitcoin es fundamental porque es el incentivo que el sistema utiliza para recompensar a los mineros, que son quienes mantienen la integridad del sistema.

Argumentaba Keith que no veía por qué no podría inventarse otra tecnología más eficiente que alcanzara el mismo objetivo sin la necesidad del algoritmo de consenso que utiliza Bitcoin ni la necesidad de Bitcoin como recompensa. Y he de decir que este argumento es irrefutable. Por mucho que yo pretenda contraargumentar en la necesidad de Bitcoin como incentivo para que los mineros hagan su función, y que sin Bitcoin sería imposible, eso no impide que con otra tecnología se pueda hacer lo mismo sin Bitcoin.

En cualquier caso, no tiene mucha lógica renunciar a una tecnología por temor a que pueda ser superada, porque entonces no avanzaríamos nunca. Toda tecnología es superada tarde o temprano. No quiero decir con esto que el razonamiento de Keith sea una falacia, porque no lo es. Además, depende de qué nueva tecnología se trate, habría que ser más o menos cauto a la hora de utilizarla. No es lo mismo un nuevo medicamento que un nuevo tipo de silla. Y el dinero es una institución importantísima, no es ninguna broma.

Pero la reflexión más importante a la que me llevó la crítica de Keith, es la siguiente: ¿qué pasa si se consigue desarrollar un registro inmutable sin necesidad de premiar a los mineros con Bitcoins? Pues que el primer uso de ese sistema que a mi se me ocurre es utilizarlo precisamente para implementar allí el propio Bitcoin o para crear una moneda de características similares a Bitcoin, en cualquier caso sin el coste de los mineros. Incluso esta tecnología podría ser adoptada por la implementación actual de Bitcoin.

Estoy seguro de que una de las críticas inmediatas a este Bitcoin sin mineros es que se podrían hacer infinitas implementaciones idénticas de Bitcoin en ese mismo registro, lo cual llevaría a una inflación desmesurada y, por tanto, que la moneda fuera inservible. Es una posibilidad, pero ateniéndonos a lo que está pasando ahora mismo con Bitcoin o los múltiples tokens que se crean cada día en Ethereum, también es una posibilidad que el mercado elija una implementación e ignore totalmente todas las demás, de la misma forma que ahora ignora cualquier copia de Bitcoin que no aporte nada nuevo.

Si, por otro lado, en ese registro inmutable se implementaran monedas con características distintas, entonces ya estaríamos hablando de competencia, y bienvenida sea.

Con respecto a la inflación, me gustaría puntualizar una crítica de Peter Schiff, gran defensor del oro como moneda, en la que sostenía el efecto claramente inflacionario que supone la creación copias de Bitcoin (forks tipo Bitcoin Cash o Bitcoin Gold) o de nuevas criptomonedas como Ethereum, Ripple o Litecoin. No puedo estar en mayor desacuerdo, eso sería como decir que una moneda basada en oro es inflacionaria porque podrían crearse tantas monedas como metales y aleaciones de metales existan (es decir, infinitas). No, igual que el mercado sabe diferenciar y seleccionar perfectamente el oro sobre otros metales, también sabrá diferenciar y seleccionar perfectamente qué criptomonedas son útiles para según qué fin, incluyendo aquellas que tengan buenas propiedades para ser dinero.

Satoshi Nakamoto mató dos pájaros de un tiro porque aunque Bitcoin era su fin, al mismo tiempo la utilizó como medio para llegar a ese fin. Su objetivo era crear un equivalente al cash, pero digital. Y para ello necesitaba antes un registro muy difícilmente mutable, utilizando el propio Bitcoin como recompensa para conseguir que los usuarios de Bitcoin cooperen para conseguir esa inmutabilidad.

La esencia del sistema Bitcoin es su inmutabilidad, y aunque históricamente el registro inmutable y Bitcoin como unidad monetaria fueran inventados simultáneamente, esto no cambia que una vez inventado cualquier tipo de registro inmutable, una de las consecuencias o aplicaciones inmediatas es utilizarlo para implementar Bitcoin u otra moneda de características similares.

Por tanto, a la pregunta del título de este artículo podemos responder que sí, que Bitcoin o en su defecto el concepto que representa Bitcoin como moneda podría funcionar sin Bitcoin.

Fuente: https://www.juandemariana.org/

Deja un comentario