Para la mayoría de los economistas y comentaristas financieros, el corazón del crecimiento económico es el aumento en la demanda de bienes y servicios. Se sostiene que detrás de los aumentos y disminuciones en la producción de bienes y servicios de la economía están los aumentos o disminuciones en la demanda. También se sostiene que el producto de la economía en general aumenta en un múltiplo del cambio en el gasto por parte del gobierno, los consumidores o las empresas.

Un ejemplo ilustrará cómo un gasto inicial aumenta el producto total por el múltiplo de este gasto. Supongamos que por cada dólar adicional que las personas reciben gastan $ 0.9 y ahorran $ 0.1. Además, supongamos que los consumidores han aumentado sus gastos en $ 100 millones. Debido a esto, los ingresos de los comerciantes minoristas se elevan en $ 100 millones. Los comerciantes minoristas en respuesta al aumento de sus ingresos consumen el 90% de los $ 100 millones, es decir, aumentan el gasto en bienes y servicios en $ 90 millones. Los destinatarios de estos $ 90 millones a su vez gastan el 90% de los $ 90 millones, es decir, $ 81 millones. Luego, los destinatarios de los $ 81 millones gastan el 90% de esta suma, que es de $ 72.9 millones y así sucesivamente. Tengamos en cuenta que la clave en esta forma de pensar es que el gasto de una persona se convierte en el ingreso de otra persona.

En cada etapa de la cadena de gasto, las personas gastan el 90% de los ingresos adicionales que reciben. Este proceso finalmente termina, según se sostiene, con un rendimiento total superior en $ 1 mil millones (10 * $ 100 millones) al que era antes de que los consumidores aumentaran sus gastos iniciales en $ 100 millones.

Obsérvese que cuanto más se gasta de un ingreso adicional, mayor es el multiplicador y, por lo tanto, el impacto del gasto inicial en el producto total es mayor. Por ejemplo, si las personas cambian sus hábitos y gastan el 95% de cada dólar, el multiplicador se convertirá en 20. Por el contrario, si deciden gastar solo el 80% y ahorran el 20%, entonces el multiplicador será 5. Todo esto significa que cuanto menos se ahorra, mayor es el impacto de un incremento en la demanda global en el producto general.

Siguiendo esta forma de pensar, no es de extrañar que la mayoría de los economistas de la actualidad piensen que mediante el estímulo fiscal y monetario es posible evitar que la economía de los Estados Unidos caiga en una recesión.

El divulgador del poder mágico del multiplicador, John Maynard Keynes, escribió:

Si la Tesorería se pusiera a llenar botellas viejas con billetes de banco, las enterrara a profundidad conveniente en minas de carbón abandonadas, que luego se cubrieran con basura de la ciudad, y dejara a la iniciativa privada, de conformidad con los bien experimentados principios del laissez-faire, el cuidado de desenterrar nuevamente los billetes (naturalmente obteniendo el derecho de hacerlo por medio de concesiones sobre el suelo donde se encuentran), no se necesitaría que hubiera más desocupación, y con ayuda de las repercusiones, el ingreso real de la comunidad, y también su riqueza de capital probablemente rebasarían en buena medida su nivel actual.
¿El multiplicador es real?

¿El mayor ahorro es malo para la economía como lo indica el modelo multiplicador? Tomemos como ejemplo a Bob, el agricultor que produjo veinte tomates y consume cinco. Lo que le queda a disposición son quince tomates guardados (ahorros reales). Con la ayuda de los quince tomates ahorrados, Bob ahora puede obtener otros bienes. Por ejemplo, se asegura una barra de pan de John el panadero pagando por la barra de pan con cinco tomates. Bob también compra un par de zapatos a Paul el zapatero pagando los zapatos con diez tomates. Tenga en cuenta que los ahorros reales a su disposición limitan la cantidad de bienes de consumo que Bob puede asegurar para sí mismo. El poder adquisitivo de Bob se ve limitado por la cantidad de ahorros reales, es decir, los tomates a su disposición, en igualdad de condiciones.

Cuando Bob el granjero ejerce su demanda de una barra de pan y un par de zapatos, está transfiriendo cinco tomates a John el panadero y diez tomates a Paul, el zapatero. Los tomates guardados de Bob mantienen y mejoran la vida y el bienestar del panadero y el zapatero.

Del mismo modo, la barra de pan guardada y el par de zapatos guardado mantienen la vida y el bienestar de Bob, el granjero. Tengamos en cuenta que se guardan bienes de consumo final, que sostienen al panadero, al agricultor y al zapatero, lo que hace posible mantener el flujo de producción en marcha.

Ahora, los propietarios de bienes de consumo final, en lugar de cambiarlos por otros bienes de consumo, podrían decidir usarlos para asegurar mejores herramientas y maquinaria. Con mejores herramientas y maquinaria, se puede producir con un mayor rendimiento y una mejor calidad de bienes de consumo en el futuro.

Tenga en cuenta que al intercambiar una parte de sus bienes de consumo guardados por herramientas y maquinaria, los propietarios de bienes de consumo transfieren de hecho sus ahorros reales a personas que se especializan en fabricar estas herramientas y maquinaria. En resumen, los ahorros reales sostienen a estos individuos mientras están ocupados haciendo estas herramientas y maquinaria.

Construidas estas herramientas y maquinarias se permite un aumento en la producción de bienes de consumo. A medida que el flujo de producción se expande, este permite un mayor ahorro en igualdad de condiciones, lo que a su vez permite un mayor aumento en la producción de herramientas y maquinaria. Esto, a su vez, permite elevar aún más la producción de bienes de consumo. De modo que en realidad, contrariamente al pensamiento popular, cuanto más se ahorra en lugar de contraerse el flujo de producción de bienes de consumo se expande más.

¿Puede el aumento en la demanda de bienes de consumo llevar a un aumento en el producto total por el múltiplo del aumento en la demanda? Para poder acomodar el aumento en su demanda de productos, el panadero debe tener los medios de pago, es decir, pan para pagar los bienes y servicios que desee. Hemos visto que el panadero se asegura cinco tomates pagándolos con una barra de pan. Del mismo modo, el zapatero sostiene su demanda de diez tomates con un par de zapatos. El agricultor de tomates sostiene su demanda de pan y zapatos con sus quince tomates ahorrados.

Una vez que aumenta el suministro de bienes finales esto permite un aumento en la demanda de bienes. El aumento del pan en la producción de pan permite aumentar la demanda de otros bienes. En este sentido, el aumento en la producción de bienes genera demanda de bienes. Las personas se dedican a la producción con el fin de poder demandar bienes para mantener su vida y su bienestar.

Hemos visto que lo que permite la expansión de la oferta de bienes de consumo final es el aumento de bienes de capital o herramientas y maquinaria, lo que a su vez permite que el aumento en herramientas y maquinaria sea un ahorro real. Por lo tanto, podemos inferir que el aumento en el consumo debe estar en línea con el aumento en la producción. De esto, también podemos deducir que el consumo no hace que la producción aumente por el múltiplo del aumento en el consumo. El aumento en la producción está de acuerdo con lo que permite una infraestructura dada y no está limitada por la demanda de los consumidores como tal.

Aumento de la demanda del gobierno y crecimiento económico

Examinemos el efecto de un aumento en la demanda del gobierno sobre el producto general de una economía. En la economía compuesta por un panadero, un zapatero y un agricultor de tomate entra en escena otro individuo. Este individuo es un rematador que está ejerciendo su demanda de bienes por medio de la fuerza.

¿Puede tal demanda dar lugar a más producción como supone la creencia popular? Por el contrario, empobrecerá a los productores. El panadero, el zapatero y el agricultor se verán obligados a desprenderse de su producto en un intercambio por nada y esto, a su vez, debilitará el flujo de producción de bienes de consumo final. Como se puede ver, el aumento de los desembolsos del gobierno no solo no aumenta el producto global en un múltiplo positivo, sino que, por el contrario, lleva al debilitamiento del proceso de generación de riqueza en general. De acuerdo con Mises,

…es necesario enfatizar la verdad de que un gobierno puede gastar o invertir solo lo que le quita a sus ciudadanos y que su gasto e inversión adicionales restringe el gasto y la inversión de los ciudadanos en toda su magnitud.
Resumen y conclusión

Los escritos de John Maynard Keynes siguen siendo tan influyentes hoy como lo fueron hace ochenta años. Sus ideas siguen siendo la fuerza motriz de los responsables de la política económica de la Fed y las instituciones gubernamentales. Estas ideas impregnan el pensamiento y los escritos de los economistas más influyentes en Wall Street y en la academia.

El corazón de la filosofía keynesiana es que lo que impulsa la economía es la demanda de bienes. Las recesiones económicas son predominantemente el resultado de una demanda insuficiente. En el marco keynesiano, un aumento en la demanda no solo eleva el producto general, sino que el producto aumenta en un múltiplo del aumento inicial de la demanda.

En el mundo real, un aumento artificial de la demanda que no está respaldado por la producción conduce a la dilución del conjunto de ahorros reales y, contrariamente a la visión keynesiana, a una contracción en el flujo de riqueza real, es decir, a un empobrecimiento económico.

Por Frank Shostak.

Fuente: http://www.miseshispano.org/