Recientemente tuve el honor de ser nuevamente invitado al programa “Aprende y Emprende” del Prof. Joel Torrez en Radio Fe y Alegría 97.5FM en Barquisimeto. Estuvimos hablando sobre las posibilidades de financiamiento que tienen los emprendedores venezolanos. Como en muchas de las entrevistas que nos hacen, a Luis Cirocco y a mí como Directores-Fundadores de Econintech, Joel me realizó esta pregunta, que es muy común que nos la planteen en los medios de comunicación: ¿Es posible emprender en las condiciones actuales en Venezuela?, la respuesta es la misma en todas partes, es muy difícil, es casi un acto heroico, una oda plena y total a la esperanza, casi… pero no imposible.

Las condiciones actuales de la economía venezolana hacen prácticamente imposible que un negocio pueda ser sustentable y factible en nuestro territorio. Sin embargo, existen ejemplos de emprendedores que han logrado sortear las grandes amenazas existentes y generar sus fortalezas aprovechando las oportunidades que se les presentan. Por ejemplo, los profesionales y expertos que por medio de las plataformas de freelancers ofrecen sus servicios y obtienen ingresos en divisas o aquellos artesanos que se ingenian para utilizar materiales reciclados, reusados, desechados o abundantes en su localidad para no tener que depender de una materia prima importada y así podemos seguir enumerando en una gran lista los exitosos casos de este tipo.

Todo emprendedor, y mucho más en el caso venezolano, debe tener clara la idea a desarrollar. Hay dos puntos fundamentales, la factibilidad y la sustentabilidad. La factibilidad parte del hecho de que sea posible materializar el producto, bien o servicio que desea ofrecer; así pues, ¿es posible técnica y/o financieramente el desarrollo de una aplicación móvil al estilo Uber o Lyft para ser utilizada en Venezuela? La sustentabilidad es la capacidad de que ese emprendimiento se mantenga en el tiempo considerando la situación actual y la que se estima existirá en un mediano y largo plazo; por tanto, ¿existen las condiciones económicas, de seguridad, etc… requeridas para que un conductor o cliente utilicen la aplicación móvil?, esto involucra que ambos posean un celular inteligente que deberán tener a la vista del público, etc…

Una vez se asegura la factibilidad y sustentabilidad del emprendimiento se debe considerar consolidar las fuentes de financiamiento para llevar a cabo el proyecto. Existe gran variedad de fuentes de financiamiento para un novel y pequeño emprendedor, debe iniciarse con los recursos propios ya que quién mejor para confiar en la idea que el mismo emprendedor. Una vez se agota esta primera fuente se pasa a los familiares, amigos, conocidos, colegas, etc… gente del círculo social y/o familiar más cercano del emprendedor, que tengan la capacidad financiera y confíen en el proyecto. Posterior a estas dos fuentes se pasa a las terceras personas ajenas al emprendedor, entre ellas créditos de la banca privada, fondos de ayuda del gobierno y, en lo que vamos a ahondar, el micro-financiamiento a través de internet.

Ahondar en las opciones de financiamiento en la banca privada, y mucho más del Gobierno, siempre lo he considerado una pérdida de tiempo. En las actuales condiciones la burocracia que implica la obtención de un crédito por alguna de estas modalidades, donde quizás el lapso más expedito no es de menos de 15 días, hace que estén depreciadas, por otro lado estos entes manejan unos montos muy desactualizados a la realidad de la economía venezolana. Acceder a los fondos de ayuda al emprendimiento por parte del gobierno nunca lo recomendaremos, es venderle el alma al diablo, es atarte a las políticas gubernamentales y además quedar unido por un lazo eterno, o por lo menos mientras dure tu emprendimiento, con el gobierno de turno.

Quedan entonces las opciones “virtuales” de micro-financiamiento conocidas como crowd-funding, crowd-lending y crowd-equity. Estas tres modalidades han venido aumentando su auge en el mundo y se debe a su sencillez y facilidad para acceder y obtener unos fondos para iniciar, mejorar, desarrollar tu emprendimiento apoyado por personas naturales y/o jurídicas que por razones filantrópicas, de inversión o asociación se sienten motivadas a apoyar tu idea.

El Crowd-funding o micro-mecenazgo es una modalidad de financiar proyectos por medio de colaboraciones que personas, filántropos, aportan porque se sienten identificados con el emprendimiento o emprendedor. El Banco Mundial indica que es una industria que genera millones de dólares anuales y estima que en el 2025 será un sector de aproximadamente 93 mil millones de dólares. Los emprendedores inscriben sus proyectos en alguna plataforma de crowdfunding y muestran al público las razones por las cuales deberían apoyarlos, algunos ofrecen cierto tipo de regalos a los donantes, por ejemplo: una foto del lugar a donde asistirá la persona que recauda los fondos, una copia del cd o película que va a grabar que es el proyecto a financiar, etc… Sin embargo cabe resaltar que los colaboradores lo hacen más por razones caritativas y de apoyo que por algún regalo o reconocimiento.

El Crowd-Lending es un tipo de micro-crédito dirigido a “start-ups” o emprendimientos pero es un préstamo y por lo tanto las personas que aportan el dinero esperan una rentabilidad por su inversión. Los proyectos para este tipo financiamiento son todos aquellos por los que se espera generarán ingresos obteniendo una rentabilidad en el futuro, por tanto proyectos “personales, sociales o humanitarios”, como el caso de ayudas a personas en estado grave de salud, viajes y ocio , etc… no son muy adecuados, sin embargo existen casos de crowd-lending para estudios donde el beneficiario ofrece cancelar en un tiempo determinado el dinero percibido incluyendo un interés de esta manera se sustituyen los créditos educativos gubernamentales o de la banca privada, que en ocasiones son de difícil acceso para algunas personas.

Por su parte el Crowd-Equity es una inversión que realizan personas naturales y jurídicas en emprendimientos pero el aportar el dinero lo convierte parte del proyecto, socio, es como vender acciones de empresas que por regulaciones gubernamentales o falta de recursos no pueden cotizar y vender acciones en una bolsa de valores por tanto hacen uso de esta opción. Los inversionistas dirigen su dinero a los proyectos que demuestren su factibilidad y sustentabilidad, así mismo el equipo de trabajo es fundamental y el lugar de residencia igualmente tiene un papel relevante. Este sistema está en auge en USA, Inglaterra y España donde entre el 2013 y el 2016 ha movido más de 150 millones de dólares. Los proyectos más apoyados son los relacionados con la tecnología e innovación, sistemas informáticos, aplicaciones móviles, servicios con uso de tecnología de última generación, mejoramiento de procesos industriales, etc…

Una vez definido qué tipo de “Crowd” se va a utilizar, de acuerdo al proyecto, es realizar una investigación sobre las plataformas que ofrecen el servicio de interconectar a los emprendedores con sus potenciales financistas. Existen una gran cantidad de sitios web que ofrecen este servicio por lo cual se debe estar muy seguro de cuál plataforma es la que más se adapta a los requerimientos de cada emprendedor. Dentro del Crowd-funding tenemos a kickstart.com e indiegogo.com ambas permiten a los emprendedores inscribir sus proyectos si ningún costo, ellos obtienen un porcentaje de lo recaudado de acuerdo a sus políticas internas, por eso es que recomendamos leer e informarse muy bien sobre las diferentes modalidades que ofrecen estos sitios. También existen plataformas dedicadas solo y exclusivamente a proyectos sociales y/o humanitarios, o cualquier otro que no devenga en un bien o servicio que generará ingresos y rentabilidad, entre estos sitios está generosity.com, estas plataformas por lo general tienen tarifas y comisiones reducidas y hasta exoneradas dependiendo de la naturaleza del proyecto.

Para el Crowd-Lending y el Crowd-Equity existen una gran variedad de sitios web, entre los que sugerimos en Econintech están ecrowdinvest.com, helpmycash.com y crowdcube.es Cabe resaltar que nosotros recomendamos que los interesados en este tipo de financiamiento accedan a esos sitios e investiguen, lean muy bien y comparen con otros que pueden conseguir en una búsqueda sencilla y rápida por Google antes de decidir cuál de esas plataformas utilizar. Claro está nunca duden en contactar a expertos asesores en el tema, en Econintech tenemos personas que conocen muy bien esta área, ofrecemos asesorías y acompañamiento desde el inicio hasta el final del proceso.

El proceso es muy sencillo una vez que se haya decidido la plataforma a ser utilizada. Se inscribe el beneficiario con su email. Se sube un video, preferiblemente de máximo 3 minutos, en el 1er minuto del video se debe realizar lo que se conoce como un “elevator pitch” donde un ese tiempo se justifica la razón por la cual es necesario el proyecto, se indica sus oportunidades y fortalezas, la necesidad (cuánto) monetaria y el por qué debería apoyarlo, los siguientes minutos (si los tiene), puede mostrar logros, metas alcanzadas, sedes físicas, notas de prensa, entrevistas, etc… todo con la intención de respaldar y consolidar la información dada en el primer minuto. Durante el tiempo de vigencia de la recaudación, que lo indica el emprendedor al momento de inscribir su proyecto, se debe estar “refrescando” la información para que la publicación se posicione en el sitio web. Ya al finalizar el período de recolecta, se procede a transferir los fondos a una cuenta (en el extranjero). Repito a todos los lectores, Econintech asesora y acompaña desde el inicio hasta el final de este proceso con el soporte de un equipo de profesionales altamente calificados que le ayudarán a alcanzar la meta propuesta.  

Para finalizar hay que resaltar que las opciones están allí en el mercado. A pesar de la crisis económica en Venezuela y de las políticas implementadas en contra de la iniciativa privada los jóvenes (y no jóvenes también) emprendedores pueden encontrar en esas posibilidades una esperanza para inyectarla a sus metas y objetivo. No todos los venezolanos podrán irse del país, así como son valientes los que se han ido y se irán porque ello involucra el “emprender una nueva vida”, también son valientes los que aún seguimos y seguiremos (no sabemos hasta cuándo) en este país y estos últimos tienen que buscar la forma de seguir sobreviviendo y tratar de mejorar la calidad de vida de ellos y sus seres queridos y no hay mejor forma que emprender un proyecto factible y sustentable apoyado por cualquiera de estas fuentes de financiamiento y, si así lo desea, de la mano de un equipo de asesores expertos como lo es el de Econintech.

Por Rafael Acevedo.  @RAAcevedoR