Todas las industrias pueden beneficiarse de Big Data, el Internet de las cosas y la inteligencia artificial, y eso incluye a las cerveceras. Heineken ha sido líder mundial en elaboración de cerveza durante los últimos 150 años. Hoy, como la cervecera número 1 en Europa y la número 2 en el mundo, está aumentando sus resultados gracias al uso de estos recursos tecnológicos.

A medida que la compañía se propone competir mejor en el formidable mercado de cerveza de EE. UU., planea aprovechar la gran cantidad de datos que recopila. Actualmente vende más de 8,5 millones de barriles de sus diversas marcas de cerveza en los EE. UU., pero esperan aumentar esas cifras con mejoras basadas en datos y aumento de la inteligencia artificial para sus operaciones, marketing, publicidad y experiencia del cliente.


Heineken mejora las operaciones a través del análisis de datos

Desde el pronóstico hasta la optimización de las rutas de entrega, Heineken utiliza datos en todas las etapas de la cadena de suministro. Los datos informan los procesos de planificación, previsión y reabastecimiento colaborativos de Heineken para eliminar ineficiencias en toda la cadena. A través del análisis de datos, el fabricante de cerveza puede ajustar la producción cuando hay un alto inventario, largos plazos de producción o reabastecimiento, y variaciones estacionales en la demanda de sus productos.

El Internet de las cosas y la botella Ignite de Heineken

La cervecera no está dejando que el potencial del Inernet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) los pase de largo. Para el año 2025, se espera que IoT genere hasta $ 11.1 billones al año en valor económico según un informe del McKinsey Global Institute. Heineken ya ha incursionado en el IoT con su botella Ignite, una de las ideas ganadoras para el Future Bottle Design Challenge anual de la compañía. Estas botellas interactivas tienen 50 componentes y sensores individuales que incluyen luces LED que convierten las botellas de cerveza en dispositivos conectados que responden al ritmo de la música en los clubes y reflejan sus ritmos para que “cada botella se convierta en parte de la fiesta”. Sus luces también parpadean cuando la botella se inclina hacia atrás para tomar una copa, “anima” otra botella y se atenúa cuando nadie la toca. La botella Ignite ciertamente contribuye a una experiencia memorable del cliente cuando se disfruta de una infusión Heineken.

Marketing basado en datos

Heineken se asoció con Walmart en un programa piloto con Shopperception, una compañía que analiza el comportamiento de los compradores frente a las estanterías y utiliza las métricas que reúne para crear eventos en tiempo real y generar más conversiones. Este programa los ayudó a reunir una gran cantidad de datos sobre cómo cada paquete de seis o una lata de Heineken salió de la tienda. El cervecero y el minorista pueden evaluar todos los datos recopilados para comprender mejor al cliente que está comprando Heineken y cuál podría ser la mejor ubicación en la tienda para vender cerveza y cuándo.

Heineken también tiene una fuerte presencia en las redes sociales y ha creado asociaciones con Facebook y Google para comprender mejor a sus clientes. Ahora con esta información, Heineken puede crear experiencias de marketing personalizadas y orientadas a eventos.

Interacción con el cliente y construcción de relaciones

La construcción de la relación con el cliente es el núcleo de muchas de las acciones de comercialización de Heineken. La estrategia de las redes sociales de la compañía se esfuerza por desarrollar relaciones con sus seguidores en lugar de limitarse a bombardear sus fuentes con publicaciones de vasos de cerveza y enlaces a sus últimos anuncios. Implementaron el “Tratamiento Estrella” que incluye anuncios móviles dirigidos, ofertas especiales y eventos exclusivos. Cada publicación de Facebook y Twitter está etiquetada con un identificador único que permite a los estrategas de las redes sociales recopilar datos sobre cómo las personas responden a las publicaciones.

¿Pueden las máquinas ayudarnos a mejorar la cerveza?

IntelligentX es una empresa que está intentando implementar AI para mejorar las recetas de cerveza y personalizar las cervezas para las personas. No planean reemplazar el arte humano de elaborar cerveza, solo aumentar las capacidades con la retroalimentación de los consumidores y otros puntos de datos. Los fundadores de IntelligentX lanzaron la idea después de sentirse frustrados con la forma en que otras cervecerías utilizaban los datos solo para modificar los planes de publicidad en lugar de mejorar el producto. Si esto se puede escalar a la demanda mundial es otra cuestión, pero es intrigante ver cómo se desarrolla.

Tomado de Forbes.com