Muchas personas en tiempo de crisis o catástrofes contra el ser humano, fueron víctimas por pensar en la buena acción o rectificación de los extremistas violentos. Si vamos a los anales de la historia, en la edad antigua incluso en la Biblia, hubo pueblos que fueron aniquilados incluso rendidos ante las fuerzas invasoras de Israel y dados en Anatema (Sacrificio), Alejandro Magno,  perdonó algunas ciudades rendidas y a otras simplemente las arrasó.

Roma,  aplicaba el mismo esquema para dar ejemplos de poder y fuerza ante los pueblos Bárbaros. Las Cruzadas,  en ocasiones fueron una lucha racial más que religiosa y acabaron algunas en masacres usando el nombre de Dios contra los infieles. La Revolución Francesa y su temida guillotina, fue una lucha de clases y de terror ante la anarquía post monarquía.

Las Guerras de independencia Americana, tanto del norte como hacia el sur, recibieron castigos genocidas por parte de los reyes europeos sobre sus colonos independentistas, recibiendo tratos de igual manera por los divisionistas. En la Segunda Guerra mundial, los Judíos de Europa vieron con escepticismo la escalada de violencia de parte de Nazis, Comunistas y Fascistas, lamentablemente más de 6 millones de personas fueron llevados al matadero de los campos de concentración por grupos reducidos de soldados o turbas civiles. Por su parte, Bosnia y Kosovo recibieron una purga por grupos étnicos que anteriormente vivían en mancomunidad.

En la actualidad, Venezuela pasa por una situación parecida y se repite el mismo patrón: exiliados, resistencia, mentiras políticas, escalada de violencia de estado, indiferencia internacional, pero lo más triste… Un gran número de Ciudadanos Venezolanos, postrados en sus casas viendo cómo otros luchan por su libertad como si se tratara de un encuentro deportivo donde se apuesta siempre por el más débil pese a saber que sin un gran apoyo, promotor o publicidad… Perderá. Si quieres que gane tu favorito (El Team Libertad) Solo… Levántate y pelea…!

________

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *