La muerte del narcotirano Manuel Antonio Noriega nos debe llamar a la reflexión del por qué se llega a una a tiranía. La izquierda “blanda”, esa que se llama “social democracia” produce leyes malas, leyes que hacen lento y burocrático el desarrollo de la iniciativa privada bien sea por parte de una persona natural o una persona jurídica. El socialismo sea blando como el de Torrijos en Panamá en lo económico y social y tirano en lo político sobredimensiona las funciones del Estado como por ejemplo dirigir y ejecutar el presupuesto de educación, salud, jubilación y trabajo. Además regula cualquier iniciativa privada que finalmente pone a los empresarios y particulares en el dilema ético de violar o no una ley mala. Y esto lo hace porque no tiene alternativas para responder a lo siguiente: ¿debo pagar coima (matraca) para ser eficiente en mi negocio o sencillamente debo cumplir la ley mala y arruinarme?. Ese es el “camino a la servidumbre” cuando ya muchos pequeños empresarios se convierten en grandes mercantilistas que pactan con el gobierno de turno porque la vocación de empresario no es de luchar contra el Estado. Así, a medida que las leyes malas asfixian el sistema económico la gente empieza a sufrir carencias y penurias como la escasez de productos, inflación, corrupción y en algunos casos inseguridad personal.

Al pasar todo esto (que dura varios años) la población desinformada comienza a improvisar en las elecciones recurriendo a líderes mesiánicos social demócratas devenidos luego en tiranos y se produce ese ciclo perverso de “social democracia – tiranía -social democracia” como pasó y pasa en Venezuela con la tiranía actual y la admiración a la social democracia de la “oposición” socialista de la MUD en Venezuela y como pasa en Panamá con la actual social democracia que los lleva “camino a la servidumbre” (aún están a tiempo de cambiar ese trágico destino).

Esto que digo no lo inventé yo, está escrito muy bien en “Camino a la servidumbre” de F. Hayek por allá en los años 50 y que la realidad de las distintas tiranías de izquierda (blandas o duras) han conducido a sus horribles predicciones.

Hoy día surge una nueva modalidad que es la narcotiranía, aún más perversa porque el narcotráfico es una fuente de financiamiento segura para perpetuar el régimen comprando la conciencia de los militares y policías como fuerza represiva de toda disidencia.

LA ÚNICA FORMA DE TUMBARLAS ES CON MÁS FUERZA, CON UN EJÉRCITO MÁS PODEROSO QUE NECESARIAMENTE ESTÁ EN EL EXTERIOR Y NO DENTRO DE VENEZUELA.

Vean el video y la similitud de lo que pasó en Panamá que no es mera coincidencia con lo que pasa en Venezuela.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=581312055363450&id=229680810526578

_____________________

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *