DIOS: no más cabida a la idolatría y aceptar actos de sacrificios o adoración, los paleros y santeros profanaron hasta la tumba del libertador y nadie dijo nada.

LIBERTAD: ya no necesitamos un estado paternalista, ni políticos populistas, solo libertad económica, personal, de expresión y de crecer como persona.

GERENCIA: quienes dirigen en el mundo las mejores naciones son personas con probidad e intereses de gestión nacional y no partidistas o de negocios propios. Limitar el poder de quien gobierna es decirle al primer empleado del país: “Trabajas para cada ciudadano, no eres un reyezuelo”.

ACCIÓN: La sociedad civil debe ser más activa y tomar protagonismo y actuar por sobre partidos y politiquería. Un camino ciudadano está lleno de Justicia, Salud, educación, seguridad y buenas finanzas. Trabaja y crece en lo que anhelas. Arriba venezolano en pensamientos y acciones. Pronto triunfaremos en pro del rescate nacional.