“Nadie cree en las intenciones de este gobierno”, dice Rafael Acevedo, director de Econintech, y rechaza la propuesta de una llamada constituyente comunal que  Nicolás Maduro ha hecho al país. “En efecto necesitamos una constituyente, pero esta propuesta comunal que lanzó Maduro no tiene cabida en la Constitución vigente”.

 

En cambio, aclaró Acevedo, que la propuesta a seguir sería la hecha por la doctora Blanca Rosa Mármol de León, ex magistrada del Tribunal Supremo de Justicia, quien plantea la verdadera constituyente originaria en la cual tendrían cabida todos los sectores del país y no solo comuneros, CLAP ó UBCH.

 

“La constituyente no es algo político, es el acto de mayor civilidad que se puede dar en un país pues se trata de la fundación de una república. Luego puedes hacer política pero primero tienes que sentar bases fundamentales y evitar los errores que se produjeron en los procesos que originaron las constituciones de 1961 y 1999”, dijo.

 

Acevedo fue enfático en un punto: “Hay que dar rango constitucional a las libertades”. Pero cuáles libertades. Pues en principio, libertades económicas como: libertad monetaria, libertad de comercialización y libertad de emprendimiento.

 

Libertad monetaria porque le daría la posibilidad a todos los venezolanos de defender su ingreso al adquirir y hacer transacciones en cualquier moneda de su preferencia. “Esto le quitaría el poder a los políticos y se lo daría a los ciudadanos. De esa forma los gobiernos no podrán expandir devaluarla moneda a conveniencia perjudicando al ciudadano común”.

 

“Igualmente, necesitamos libertad de emprendimiento porque registrar formalmente una empresa en Venezuela requiere en promedio 144 días. Hay países en los que eso se logra en medio día”, aclaró.

 

Estas libertades, resguardadas en el texto constitucional, señaló Acevedo, son un ingrediente importante para lograr activar la economía del país. “No es casualidad que los países que gozan de las mayores libertades son al mismo tiempo los más prósperos”.

 

Acevedo concluyó: “Este no es el momento para un proceso constituyente originario y menos en las condiciones que impone Maduro que son un exabrupto que raya en lo inconstitucional. Este intento solo busca almoldar la estrucutra política social y económica al modelo comunista que es la fase final del socialismo en cualquiera de sus variantes, sea socialcristianismo, socialdemocracia, socialismo del siglo XXI o progresismo”.