Y decimos “oficialmente” porque no hay nada que indique que hayan sido privados alguna vez.
Resulta que el Senado y la Cámara de Representantes de los EE.UU autorizaron a los proveedores de servicio de Internet (ISP, según las siglas en inglés) para vender datos privados de los usuarios derogando las normas de la FCC, diseñadas para proteger a los consumidores, que exigían que los ISP buscaran el consentimiento de sus clientes para compartir sus datos confidenciales confidenciales (vale la pena señalar que los ISP pueden recopilarlos de cualquier manera). Para los consumidores, la reversión es un mal trato, no importa cómo se corta.
Con  la derogación de la regulación, hay pocos límites en las formas en que los ISPs podrán interactuar con los datos de usuario sensibles. Esto incluye no sólo permitir a los proveedores crear perfiles de marketing basados ​​en el historial de navegación de sus usuarios, sino también permitir que implementen herramientas indetectables que rastreen el tráfico web.
No hay duda de que los principales ISP venden a sus usuarios a los anunciantes cuando se les da la oportunidad, pero algunos proveedores más pequeños no son aún cómplices. Sin embargo, en muchos mercados, los consumidores no tienen una opción de proveedor de Internet – un problema que se profundiza en nuestro actual clima de desregulación. Ahora, sólo una firma del presidente se interpone en el camino de la derogación.

Con información de TechCrunch.com