Desde su invención hace cuatro años, una tecnología potente y precisa para la edición de ADN llamada CRISPR ha transformado la ciencia debido a cómo hace que la alteración de la composición genética de las plantas y los animales sea más fácil que nunca.

Pero ninguna posibilidad abierta por la tecnología de edición genética ha sido tan excitante, aterradora o tan disputada como su capacidad de permitir a la humanidad, por primera vez, controlar la constitución genética de los niños aplicando CRISPR a embriones humanos, esperma u óvulos.

El martes, en un llamativo reconocimiento de que la humanidad está en la cúspide de los niños genéticamente modificados, un panel de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, recomendó que la modificación genética de los seres humanos en el futuro y solo en ciertas circunstancias limitadas para prevenir el nacimiento de niños con enfermedades graves.

“Los ensayos en la edición del genoma deben ser abordados con precaución, pero la precaución no significa que deben ser prohibidos”, afirman los expertos.

Sin embargo, las recomendaciones llegaron cargadas de advertencias morales y técnicas. El panel cree que pasarán muchos años antes de que esta ingeniería sea lo suficientemente segura como para considerarlo. El panel también dijo que debería proceder sólo bajo “supervisión estricta”, y trazó una línea clara entre la prevención de la enfermedad y “mejoras”, como tratar de alterar los genes para hacer a las personas más inteligentes, que dijo no debería ser perseguido “en este momento”.

Publicado en Mit Techcnolgy Review.