En Venezuela estamos bien pendientes de Argentina y los intentos que hace el presidente Macri por devolver su país a la normalidad hasta el momento con más fracasos que aciertos. Lo bueno es que algunas de las medidas que toma el gobierno sureño retratan con mucha claridad lo que significa la intervención del estado en la economía.

Recientemente, Macri anunció la eliminación de los aranceles en la importación de notebooks, tablets y PC terminadas al igual que componentes usados en el ensamblado localLa idea es hacer a la industria más competitiva y a la vez bajar los precios al consumidor.

Hasta ahí, todo bien.

Entonces uno lee lo que dice Carlos Suaya,  presidente de la empresa Banghó , que fabrica tablets, y diferentes tipos de ordenadores en Argentina. “El problema de los precios altos se origina en la enorme cantidad de impuestos cruzados que tiene la economía local”, dice. Y esa carga hará que la mitad de sus trabajadores se queden sin empleo.

Y remata con un ejemplo similar en la industria automotriz  “Si analizamos ese sector, vemos que tiene terminales de las principales marcas fabricando coches en todo el país y sin embargo, los autos cuestan el doble que afuera. No es que sean ineficientes, sino que los impuestos y los costos locales son muy altos.”

Y sí, los carros en Argentina son muy caros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *