Y seguimos en lo mismo. Y cada vez que lo vuelvan a hacer lo volveremos a decir. Los aumentos de lo que se llama en Venezuela el ingreso familiar (suma del salario y el ticket de alimentación) solo tienen efectos negativos porque no se hacen sobre la base de un incremento en la productividad sino que son solo una maniobra demagógica. Esta vez, con el incremento del monto de la unidad tributaria, se incrementó en consecuencia el monto del ticket de alimentación que deben recibir los trabajadores.

Esto es lo que seguirá pasando:

  • Va a continuar la inflación disparada tal como hemos visto hasta ahora.

  • Se van a perder empleos. No en las empresas públicas que pueden sostenerse mientras el estado endeuda y empobrece a todos los venezolanos hasta el infinito, pero los pequeños negocios acaban de recibir un golpe mortal.

  • Más inflación + más desempleo = Más pobreza.

Si todavía cree que los salarios mínimos son positivos piense en esto: en Venezuela el salario mínimo impuesto por el gobierno existe desde la primera presidencia de Carlos Andrés Pérez en la década de 1970. Mire a su alrededor y caiga en cuenta que 40 años de salario mínimo no han hecho nada para impedir que hoy seamos un país en el que el 75% de sus habitantes han perdido peso porque simplemente no tiene suficiente dinero para comprar toda la comida que necesitan.