Mucho antes de que la socialdemocracia hundiera a Venezuela en el camino de empobrecimiento que desembocó en el chavismo y nos convirtió en un país miserable y sin libertades, durante el siglo XIX la filosofía liberal tuvo su huella en el país.

Lucía Raynero, profesora de la Universidad Católica Andrés Bello, explica en su ensayo “Los comienzos del liberalismo venezolano”  que Simón Bolívar en su «Discurso de Angostura» define a liberalismo sin nombrarlo, “…al referirse a la República de 1811 que declaró los derechos del hombre y la libertad de obrar, pensar, hablar y escribir”.

Igualmente, apunta Raynero, Tomás Lander precisa aún más la idea al decir que una constitución debía regirse por ciertos principios fundamentales entre los que enumera: separación de los poderes, ministros responsables solo antela nación y no ante el Ejecutivo; la necesidad de jueces vitalicios, queno fueran removidos para que pudieranactuar con toda independencia;juicios públicos y por jurados; libertad de imprenta; y  que ningún individuopodía ser arrestado sin conocimientode causa y solo sería juzgadoen el término señalado por la ley. “Enestos seis principios, Lander estaba determinando con absoluta precisión elliberalismo como doctrina de Estado” dice Raynero

El artículo continúa así:

“Disuelta la Unión Colombiana, Venezuela procedió a convocar un Congreso Constituyente para darse una nueva constitución y un marco de leyes liberales que garantizaran al país la estabilidad política, económica y social.En septiembre de 1830 se sancionóla Constitución que estableció, entreotros aspectos, elecciones indirectaso de dos grados; sufragio supeditadoa la condición económica de los votantes;libertad civil, seguridad individual,resguardo de la propiedad yabolición de la confiscación de bienes;igualdad ante la ley; inviolabilidad delhogar, de los papeles particulares y dela correspondencia; libertad de prensa ypensamiento; prohibición de arrestos arbitrarios;limitación de la pena capitaly prohibición de las torturas; libertad de trabajo, cultura, industria y comercio;eliminación del fuero concerniente a las contribuciones; y eliminaciónde los mayorazgos. Se consagró el gobierno centro federal o mixto, y se proclamóque ese gobierno sería siempre«republicano, popular, representativo, responsable y alternativo»”.

Raynero agrega que esa constitución se acompañó de una serie de leyes  que abolieron impuestos a la actividad económica dentro del país y eliminaron diezmos. También consagraron la libertad de cultivo del tabaco al igual que la libertad de cultos y de contratos. “En resumen, se pretendíaliberalizar la economía del país, protegerlos derechos individuales y lograrun equilibrio entre el orden y la libertad,para colocar a Venezuela como un modelo de nación en América”, afirma Raynero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *