Con 22 años, el japonés Kimi Takura vendió su auto Jaguar con el cual trabajaba haciendo entregas, y compró un viejo autobús con el cual empezó a hacer recorridos turísticos para viajeros taiwaneses que visitaban Japón. En un país en donde los negocios pequeños son muy escasos, en comparación con otros países desarrollados, Takura tomó un paso muy atrevido y la jugada le salió bien.

20 años después, Heisei Enterprise, Inc., la compañía creada por Takura cuenta hoy con una flota de 400 autobuses y emplea a 800 personas y ofrece a través de Internet la posibilidad de traslados a miles de turistas que cada año visitan Tokyo desde Taiwán a quienes ofrece una alternativa más económica y de calidad.

El atrevimiento inicial de Takura tuvo un apoyo enorme de parte de una compañía turística de Taiwán que literalmente le entregó una bolsa llena de dinero en calidad de préstamo para que comprara cuatro autobuses.

El surgimiento de la compañía a la par de la expansión del acceso a Internet le mostró a Takura que podía operar desde esa plataforma y actualmente el 60% de sus boletos son comprados en línea, una ventaja sobre sus competidores que ahora le ha permitido lanzarse al mercado bursátil con su empresa.

Lo de Takura es una muestra de lo que el espíritu empresarial puede lograr en un ambiente de libertades.

 Con información de Bloomberg.com.