Con un nuevo año vienen nuevas oportunidades, así como nuevos temas a tener en cuenta. Aquí están los cinco temas más importantes a tener en cuenta en 2017.

1. Presidencia de Trump

La cuestión más importante que enfrenta la política monetaria, al menos en los Estados Unidos, será la llegada de Trump. La Junta de Gobernadores de la Reserva Federal está operando actualmente con dos vacantes y ha estado así por bastante tiempo. Con mayorías tanto en la Cámara como en el Senado, es muy probable que el Presidente Trump pueda nombrar con éxito dos candidatos a la Junta. Dependiendo de quién escoge, eso podría ejercer presión adicional sobre la presidenta Janet Yellen para que continúe aumentando la tasa objetivo de fondos federales a lo largo de 2017.

2. Debilidad en Europa

Los PIIGS (en referencia a Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España) están regresando. La crisis de la deuda griega sigue sin resolverse, el sector bancario italiano se está debilitando, el banco Monte dei Paschi probablemente sea rescatado este año, y Portugal está mostrando signos de un sector bancario también debilitado. A esto se suma que las dificultades para enfrentarse al Deutsche Bank y 2017 podrían ser una tormenta perfecta para el sector bancario de la zona euro. La gran pregunta entonces sería hasta qué punto los fracasos bancarios y rescates en Europa causaría efectos de desbordamiento en los Estados Unidos y en todo el mundo.

3. China sigue siendo un comodín

Mientras el yuan continúa su marcha hacia convertirse en una moneda de reserva mundial, la economía china enfrenta dificultades continuas y ralentiza el crecimiento. Las cargas de la deuda del sector privado son altas, los seguros y los sectores bancarios se construyen sobre cerillas, y el gobierno está comenzando a vender algunas de sus reservas de divisas para defender el yuan. 2017 podría ser un año muy interesante para China, y para el resto de nosotros si un colapso chino se derrama hacia el oeste.

4. La guerra implacable en efectivo

Como demostró la desmonetización de la India, la guerra contra el efectivo está aumentando en todo el mundo. Si bien probablemente no habrá gr andes movimientos hacia la eliminación de billetes de alta denominación en los Estados Unidos o Europa, habrá acciones continuas que reducirel uso de dinero en efectivo y la privacidad financiera que el dinero en efectivo ofrece. Se espera más medidas legislativas y reglamentarias contra las transacciones en efectivo bajo el pretexto de luchar contra el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y los paraísos fiscales, mientras los gobiernos continúan tratando de exprimir tanto dinero como sea posible a los contribuyentes.

5. Una crisis financiera que viene

Lo más importante a tener en cuenta en 2017 es la posibilidad de otra crisis financiera. Con los trillones de dólares de dinero nuevo introducido en el sistema financiero en los últimos años por los bancos centrales de todo el mundo, las burbujas financieras que crecen, estallan y provocan crisis financieras son inevitables. Contrario al pensamiento de Ben Bernanke y otros de su mentalidad, no se neceista un banco central que quita activamente liquidez del sistema financiero para hacer estallar burbujas o crisis financieras. Todo lo que se requiere es que el banco central detenga o frene su relajación monetaria y los efectos del nuevo dinero creado pronto serán evidentes.

Como la realidad establece que cantidades masivas de recursos han sido mal invertidos en sectores improductivos de la economía, las burbujas que fueron fundidas inevitablemente estallarán. Mientras que las políticas monetarias en todo el mundo siguen siendo históricamente flojas, el aumento de la Reserva Federal de su objetivo de la tasa de los fondos federales se ha acompañado de conversaciones en otros países sobre el aumento de las tasas de interés. Dada la recuperación anémica después de la crisis financiera de 2008 y las continuas bajas tasas de interés, los bancos centrales no tienen mucho espacio para maniobrar cuando llegue la próxima crisis. Siempre es difícil tratar de predecir cuándo ocurrirá una crisis, pero dado los datos económicos en varios sectores que muestran similitudes con la última crisis, no está fuera del ámbito de la posibilidad que 2017 sea el año de la próxima crisis.

Tomado del Carl Menger Center for the Study of Money and Banking