Por Antony P. Mueller. Tomado de Mises.org.

1. Los gastos son ingresos y costos

Los gastos no son sólo ingresos, sino también costos. El gasto cuenta como costos para el comprador y los ingresos para el vendedor. El ingreso es igual a los costos. El mecanismo del multiplicador fiscal implica que los costos aumentan con los ingresos. En tanto que el ingreso se multiplica, los costos se multiplican también. El modelo de multiplicador fiscal keynesiano ignora el efecto de costo. Los errores graves de política son el resultado cuando las políticas gubernamentales cuentan con el efecto ingreso del gasto público, pero ignoran el efecto de costo.

2. El dinero no es riqueza

El valor del dinero consiste en su poder adquisitivo. El dinero sirve como un instrumento de intercambio. La riqueza de una persona existe en su acceso a los bienes y servicios que desea. La nación como un todo no puede aumentar su riqueza al aumentar su stock de dinero. El principio de que sólo el poder adquisitivo significa riqueza dice que Robinson Crusoe no sería un centavo más rico si encontró una mina de oro en su isla o un maletín lleno de billetes de banco.

3. El trabajo no crea valor

La mano de obra, en combinación con los demás factores de producción, crea productos, pero el valor del producto depende de su utilidad. La utilidad depende de la valoración individual subjetiva. El empleo por si mismo no tiene sentido económico. Lo que cuenta es la creación de valor. Para ser útil, un producto debe crear beneficios para el consumidor. El valor de un bien existe independientemente del esfuerzo de producirlo. Los corredores de maratón profesionales no ganan más premios que los sprinters porque correr el maratón requiere más tiempo y esfuerzo que un sprint.

4. La ganancia es el beneficio empresarial

En el capitalismo competitivo, el beneficio económico es el bono extra que ganan aquellos negocios que corrigen los errores de asignación. En una economía rotativa sin cambios, no habría ganancias ni pérdidas, y todas las compañías obtendrían la misma tasa de interés. Sin embargo, en una economía en crecimiento, el cambio tiene lugar y la anticipación de los cambios es la fuente de los beneficios económicos. Los negocios que hacen bien en pronosticar la demanda futura ganan altas tasas de ganancia y crecerán, mientras que los empresarios que no anticipan las necesidades de los consumidores se encogerán y finalmente se cerrarán.

5. Todas las leyes genuinas de la economía son leyes lógicas

Las leyes económicas son un razonamiento sintético a priori. Uno no puede falsificar tales leyes empíricamente porque son verdaderos en sí mismos. Como tal, las leyes económicas fundamentales no requieren verificación empírica. La referencia a los hechos empíricos sirve meramente como ejemplos ilustrativos, no son declaraciones de principios. Uno puede ignorar y violar las leyes fundamentales de la economía, pero uno no puede cambiarlas. A las sociedades les va mejor cuando la gente y el gobierno reconocen y respetan estas leyes económicas fundamentales y las aprovechan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *