En una de sus principales obras, “Teoría del dinero y el crédito”, Ludwig Von Mises hacía unas consideraciones sobre el dinero y las políticas monetarias estatistas, que se aplican perfectamente a Venezuela. Veamos:

  • El estatismo, como teoría, es la doctrina de la omnipotencia del estado, y, como política, el intento de regular todos los asuntos mundanos con mandamientos autoritarios y prohibiciones.
  • Para el estatista, el dinero es una criatura del estado, y la estima en que se mantiene el dinero es la expresión económica del respeto o prestigio que disfruta el estado.
  • No es fácil determinar si hay alguno que aún se adhiera de buena fe a la doctrina que remonta la depreciación de la dinero a la actividad de los especuladores. Esa doctrina es un instrumento indispensable de la más baja forma de demagogia; es el recurso de los gobiernos que buscan un chivo expiatorio.
  • Liderados por la idea de oponerse a la especulación, los gobiernos inflacionistas participan en medidas cuyo significado es apenas inteligible. (…) Declarar todo el comercio en términos de dinero extranjero como monopolio estatal.
  • Es imposible comprender el significado de la idea de dinero sano si uno no se da cuenta de que fue concebido como un instrumento para la protección de las libertades civiles contra las incursiones despóticas por parte de los gobiernos. Ideológicamente, pertenece a la misma clase que las constituciones y declaraciones de derechos.